Skip to content

Contestar

Como todas las reuniones que nada importan para la humanidad no avanzan, se sacó el móvil de su bata de médico, se lo llevó al oído y se levantó de repente sin decir nada, ni miró a ninguno de los asistentes, ni se disculpó, ni le importó que la Doctora Semi Gorda que estaba hablando se callara un momento y lo mirara interrogante y arrogante; ágilmente rodeó a la auxiliar, sorteó a su jefe y alcanzó la puerta en menos de dos segundos. Apenas la cerró a sus espaldas, escuchó aliviado que la reunión seguía, soporífera y anodina, en su ausencia.

La ansiedad hacía que su teléfono cosquilleara contra su pierna como un insecto, como si un ciempiés grande y duro quisiera escapar de su bolsillo, trepar por su estómago de princesa árabe y morderla en el cuello para desangrarla por la yugular y luego colarse por ahí y comerse aún tibias sus neuronas de enfermera principiante en el Hospital departamental. Era el destino llamando.

El doctor de 62 trotó ágil como un jaguar a través del pasillo, las enfermeras y las camillas sosteniendo el reconfortante aparato contra su cara, mientras atravesaba el ala B, el tibio pitito en la oreja lo iba relajando, lo sedaba y lo hacía volar hacia el ala C, hacia la voz con la que engañaba a su esposa desde hacía medio año.

La enfermera Lorena, de 21 años estaba realmente enamorada y le contestó mientras corría, hacia el ala B, hacia su doctor amado, y ella también levitaba, ella también se reconfortaba porque llevaba en una camilla a la esposa del Doctor con un infarto fulminante, tan fulminante como la sonrisa de ambos cuando se encontraron en la mitad del hospital, en la mitad de la dicha, en el centro mismo del placer.

Loading
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Ilustra. También construye marionetas.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Mutílame

Ansiedad

Enlodado como siempre en el pantano de mis angustias, hundido, inmundo y casi diluido en el olvido de tu memoria, el jueves decidí…

Mujer metrópoli

Ciudad

Eran otros tiempos, o quizá fue que yo era otra; ser vivo entre los vivos, llama fatua queriendo vivir a costa de lo…

Volver arriba