Saltear al contenido principal

De vacíos y desencuentros

No existo.
Me he desarmado de adentro hacia afuera,
he dejado la piel en esos besos,
he sacado las palabras al viento,
desgastando el sentido del lenguaje.

Nada tengo.
Ni mis manos con las que te agarraba los ojos,
ni mis brazos con los que apretaba tu espalda,
ni los labios con los que pintábamos el camino.

Han muerto las hojas, el hielo, el sol.
Todos hemos ido y no hemos vuelto,
todos hemos sangrado el corazón.

Me desintegro en silencio,
me descompongo despacio,
me convierto en humo de recuerdos.

Ahora vivo.
Resucito y me obedezco,
me escucho y me lamento por no haberlo hecho antes.
Recojo las partes que forman mi cuerpo.
Reanudo mi lengua para que torpe bese con todas las palabras.
Recupero mi alma y la lleno de versos.

Loading
Ludmila Bollati
Escritodóloga. Aspirante a poeta. Descubridora del arte dramático en su taza de café. Huye de escribir semblanzas por no hablar de sí misma.
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin

No pares, ¡sigue leyendo!

Demasiada superstición

Espíritu

La primera vez que a Martina le leyeron las cartas no fue sino una decepción. Ella esperaba que después de haber pagado tanto…

Serenata

Llamada

Si los lobos aman a la luna y la luna a la oscuridad, entonces me arrodillo y entierro entre los arbustos mi mortalidad;…

Volver arriba