Skip to content

Demasiado

Eres demasiado cosmos para mi obscuridad, demasiada luna para mi demencia, demasiado corazón para mi juvenil derrota llena de placeres dinosaurios que con los años se rodean de hombres viejos, de ancianos que ya no pueden siquiera gritar su nombre para reconocerse entre los muertos.

Eres demasiado horizonte para mi ceguera, demasiado mujer para mis deseos más volátiles y más enfermos. Ya no canto en madrugadas ni amanezco amortiguado en tu selva negra tan llena de cadáveres y de recuerdos que culebrean el camino más inhóspito de mi mente retorcida.

Eres demasiado hiedra, demasiado punzocortante. Piensas que todos tienen razón cuando dicen que demasiado es poco. Yo también pienso que todos tienen razón cuando dicen que poco es demasiado.

El tiempo tiembla a tu alrededor porque tiene hambre de ti y no puede ni masticar uno solo de tus cabellos, de tus muslos, de tus senos, de tu vientre-Jesús.

Para mí ya eres demasiado desde el día en que dejaste de ser suficiente. Juré velar tus palabras, juré cambiar de algoritmos, pero sólo me queda la resignación, el eco de la risa, el perfume de tu piel inalcanzable y un testamento lleno de silencio y de gastada piromanía.

Loading
Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» Escribo «adios» sin acento para que no suene a despedida.
Ilustrador.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Imposibilidades biológicas

Comodidad

Se dice que revivir a los organismos muertos es una improbabilidad. No es que los humanos lo estemos, o al menos no clínicamente.…

EY!

Desafío

Hemos venido a afligirnos. Cuando el sol florece, cuando no se nubla la vista y todos los arboles sonríen. A preguntarse por qué…

Volver arriba