Skip to content

Sol

01

Yo me encargué de la herida, no sé por qué, si por estar más cerca o más borracho, no sé, el hecho es que la sangre manaba suculenta e inagotable, casi magnífica en su galope forzoso y su roja maldita importancia que asustaba a la gente y que trataba yo inútilmente de mermar, de agotar o por lo menos esconder para que todo volviera a la tranquilidad, para que Antonia me diera por fin ese beso con sabor a tequila mecidos en el viento y lograr sentir el sabor de sus calzoncitos rosados y no este brillante caos de domingo por la tarde, así que apreté más fuerte la lesión, empapado ya, adivinando en aquellas claras pupilas una aceptación; no una rendición sino el sinsabor de la desesperanza cuando lo que está en juego es tu vida y vas perdiendo.

02

Antonia me mira fijamente, tiene el ceño fruncido; una gota de sudor baja por su sien que aún no he besado, se desliza por su cuello vibrando por la yugular acalorada y después de esquivar la clavícula en un acto asombroso y un giro inesperado se introduce triunfante entre sus tetas y le brinda un pequeño escalofrío.

Los pelillos de sus brazos se erizan inmediatamente a contraluz. Tengo que besarla antes de que todo acabe, maldita sea.

03

Deposité al niño ya más tranquilo en brazos de su madre histérica mientras se escuchaba el rumor de un carro y gente dispuesta a ir al hospital y miré a Antonia y la atraje hacia mí agarrándola de una nalga. Yo era el héroe del momento, el héroe que recibía su beso. Y en esa nalga, iluminada directamente por el sol del domingo, quedaba la cicatriz eterna de mi mano ensangrentada.

Loading
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Ilustradora. Vendedora de sueños, trompetista en el circo de la mariposa, a veces maga. También pinta y hace flan.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Dulce amor

Grasa

Nos costó mucho trabajo hacernos, acostumbrarnos. Los días para mí, habituado a levantarme al alba e irme a la cama en cuanto la…

No mentirás

Esperanza

Mientras usted se quita el abrigo y deja a un lado su paraguas, le doy la bienvenida a este templo. Verá, el templo…

Volver arriba