Saltear al contenido principal

Después de la esperanza

Volverá el silencio y, peor que si estuviéramos muertos, va a olvidársenos que alguna vez caminamos bajo el sol respirando un aire de lavanda. Llegará entonces la noche y no se irá nunca más.

Algunos, los más pequeños, preguntarán quién es ese de ahí que cuelga del infinito, pero nadie habrá de contestarles porque nadie querrá recordar.

Se irá el viento y el agua nos sabrá a metal. No volveremos a ver una flor o un insecto o una luz, mientras los pies se nos hacen pedazos y las manos se nos vuelven de alambre.

Loading
Avatar
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustrador. Nací en la Ciudad de México el año del temblor: 1985. Soy diseñador gráfico egresado de la Facultad de Diseño de la Universidad Lasalle y de la Universidad Finis Terrae de Santiago de Chile. Soy ilustrador y diseñador de tiempo completo. He colaborado con numerosas editoriales y revistas. Me gusta experimentar con diferentes técnicas como el arte digital, la gráfica y la pintura. Me interesan temas como el rito en las ciudades, el cine, la música y la literatura.

No pares, ¡sigue leyendo!

Nunca fuimos rockeros

Shots

No hace falta decir que de la autocrítica pueden brotar frutos muy valiosos para la antropología, pero sí advertir que en ese proceso…

Volver arriba