fbpx
Saltear al contenido principal

Don Óscar

Mis papás eran dos seres raros de ideas descabelladas. Por ejemplo, solían usar zancos en lugar de escaleras, invitar a los vecinos a fiestas de disfraces y pescar sólo para soltar los peces. Una de esas ideas me involucraba: fue a partir de mi primer cumpleaños que comenzaron a encargar retratos de mí a Don Óscar, un pintor que conocieron en su luna de miel a bordo de un barco pesquero.

El venerable anciano era un virtuoso, simplemente llegaba y me decía que me no me moviera. Yo lo intentaba, pero la verdad era un chico muy inquieto. A pesar de eso siempre lograba captar mi rostro de una manera perfecta, casi hiperrealista, y eso que no utilizaba una foto de referencia como hacen muchos. Ahí se fue formando la historia de mi rostro hasta pasados mis veinte años.

Cuando terminé la carrera me ofrecieron un empleo en otra ciudad y allá me casé e hice mi vida. Regresaba esporádicamente y no volví a ver al artista de ojos profundos. Cuando mi padre falleció, regresé por un periodo más largo que de costumbre.

Vi un retrato nuevo entre todos los anteriores, hecho esta vez a partir de una foto, según me explicó mi madre. Aunque nunca le gustó usar fotos la encargaron para ayudarle, pues estaba mal de salud y en una situación económica deplorable. Y no, no tenía el encanto de las demás, le faltaba vida.

—No dudo que cualquier día de estos suene el teléfono y nos avisen que ha muerto —dijo mamá.

En esa semana hice los preparativos para llevármela a vivir conmigo y mi familia, empacar sus cosas, vender lo que no servía, poner en venta la casa con una inmobiliaria y todos esos detalles que uno ni se imagina.

Una mañana al entrar a la sala me di cuenta de que los lienzos habían quedado totalmente en blanco. El único que permanecía era el último. No tenía caso alarmar a mi madre con este tipo de cosas, así que de inmediato puse en cajas los cuadros en blanco. Sólo me limité a esperar la llamada acerca de Don Óscar.

Loading
Jorge Chípuli
Escritor. Monterrey, Nuevo León, 1976. Monterrey, Nuevo León, México. Obtuvo el premio de cuento de la revista La langosta se ha posado 1995; el segundo lugar del premio de minicuento La difícil brevedad 2006, y el primer premio de microcuento Sizigias y Twitteraturas Lunares 2011. Fue becario del Centro de Escritores de Nuevo León. Ha colaborado con textos en las revistas Literal, Urbanario, Rayuela, Oficio, Papeles de la Mancuspia, La langosta se ha posado, Literatura Virtual, Nave, Umbrales, la española Miasma y la argentina Axxón. Ha sido incluido en las antologías: Columnas, antología del doblez, (ITESM, 1991), Natal, 20 visiones de Monterrey (Clannad 1993), Silicio en la memoria, (Ramón Llaca, 1998), Quadrántidas, (UANL, 2011) y Mundos Remotos y Cielos Infinitos (UANL, 2011).
1. Persona de pequeño tamaño oriunda de México que hace ilustraciones. A veces lo hace profesionalmente. 2. Que se alimenta de gumiballas. 3. Que hace milagros.

No pares, ¡sigue leyendo!

El trabajo

Ciudad

Cuando se fue a vivir a aquella ciudad perdió la confianza en la gente: las mentiras eran más difíciles de detectar, las promesas…

Volver arriba