Saltear al contenido principal

Tregua (Para Leonora)

Cada día una batalla en donde las
treguas son sólo unas pocas horas de sueño.
Leonora Alonso

Si en la tregua se derramara todo el amor que es posible encontrar en ese momento… La sed saciada con esas cuantas gotas que son agua infinita.

¡Qué importa lo demás! Interrogante y exclamación juntas y llenas.

Llegar al final del día sólo para comenzarlo de nuevo es casi un desvarío. Pero en ese «casi» se salva aquello que ya no tuvo tiempo de ser. Ese casi es futuro que recomienza, el sol que sale aunque no salga y el día que viene otra vez. Y es esa batalla renovada, y con ella las fuerzas sacadas hasta por debajo de las piedras. Fuerzas que eventualmente se disfrazan de ganas que llegan hasta esta noche que los encuentra a ellos dos, cobijados bajo un nosotros tan suyo, tan de esperanza, tan de casi se acaba el día pero queda mañana.

En la tregua del fin del día se derrama el amor que crece para mañana, para el día nuevo, para el vigor de la vida que no cesa de vivir. La tregua de reposar la cabeza, cerrar los ojos y esperar que el día vuelva.

Loading
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Ilustrador. Cursa actualmente el Posgrado de Maestría en Diseño Gráfico y Comunicación Visual en la Universidad Nacional Autónoma de México en la Escuela Nacional de Artes Plásticas - Academia San Carlos. Ha sido becario de Maestría por la Universidad Nacional Autónoma de México.

No pares, ¡sigue leyendo!

La tentación de inexistir

Error

Nunca entendí qué nublaba su corazón; por qué el silencio, por qué la soledad, por qué no quería hablar. Yo era nuevo en…

Obtuso

Alquiler

Siempre fue cuadrado y, aunque tuviera cuatro ángulos rectos, siempre le dijeron obtuso. Al menos hasta que la conoció, después de eso él…

Volver arriba