Skip to content

El adiós de siempre

Sé que te has ido y que nunca leerás esta carta que en realidad escribo para mí. ¿Por qué para mí? Para convencerme de que nada podía hacerse, de que uno pierde a los hijos desde el mismo instante en el que nacen. Tú fuiste traída a la vida por un deseo más grande que el de los hombres; la vida fue quien te trajo y te alejó de mí para siempre.

Habría servido de algo advertirte, decir que esos ideales con los que alimentas tu vuelo son todos falsos, que cuando menos te lo esperes se volverán en tu contra. Cómo iba a decirte no vivas, no corras porque te puedes caer, no ames porque acabarás sin corazón. No confíes, no creas, no sientas, no esperes.

Nada te deseo hija mía. Vuela. Cuando te des cuenta de que te desplomas, sólo cierra los ojos e invoca a la vida que siempre termina por debérnoslo todo.

 

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustrador.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

El loco

Locura

Faustino se fue, lejos, allá donde el flagelo mental de remanentes siderales. Ninguno de sus interlocutores le siguió el paso. Sólo se dejó…

La plañidera

Alquiler

Mi tío fue un ser despreciable. En realidad, nadie lamentaba la muerte de este señor, ni su familia ni sus colegas ni sus…

Volver arriba