Saltear al contenido principal

La mujer de las cenizas

Amanece. Hay neblina. Alejandra espera en el muelle de un lago. Está abrigada y lleva puesto un sombrero del que salen dos pequeñas orejas de hurón. Se quita los zapatos y se sienta para que el agua toque sus pies. Llega una barca en forma de pato. Alejandra sube.

ALEJANDRA.–Espero que estemos a tiempo…

La barca se va lentamente.

ALEJANDRA.–(Canta.) Zum gali gali gali Zum, gali gali Zum, gali gali gali Zum, gali gali Zum, Zum Zum.

Silencio. Pasan unos minutos. Alejandra llega al muelle. Se quita los zapatos y se sienta para que el agua toque sus pies.

ALEJANDRA.–(Canta.) Zum gali gali gali Zum, gali gali Zum, gali gali gali Zum, gali gali Zum, Zum Zum.

Llega una barca en forma de pato. Alejandra sube. La barca se va lentamente. Silencio. Pasan unos minutos.

Alejandra llega al muelle.

ALEJANDRA.–(Canta.) Zum gali gali gali Zum, gali gali Zum, gali gali gali Zum, gali gali Zum, Zum Zum.

Sale el Sol. Se escuchan sonidos de un leñador en el bosque.

FIN

Loading
Conejo Randy
Ilustradora. Conejo con disfraz humano; el disfraz se dedica a comer, dormir y cagar. Como actividad extracurricular hace teatro, danza, yoga, escribe y pinta… Pero el conejo Randy sólo tiene dos preocupaciones en la vida: que no se acabe el agua y que no se extingan las abejas. Por lo demás, sabe del apocalipsis venidero y lo toma con la mejor filosofía taoísta: aprender a desaprender, guardar silencio y esperar.
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...

No pares, ¡sigue leyendo!

Compañía

Espíritu

Ahí está, detrás de ti. A veces salta por tu nuca al hombro y regresa para saber quién más te vigila. Camina a…

De escurridores y seca-mentes

Ansiedad

Una cazuela y cuatro vasos con sus respectivos platos que aún faltan por lavar. También cuatro tenedores, tres cucharas y un cuchillo ya…

No está en las manos

Futuro

Recuerdo bien una noche en especial que no podía dormir. Tenía un malestar en las piernas que no me dejaba dormir. Al día…

Volver arriba