Saltear al contenido principal

El culto

Permítanme un homenaje a los embajadores del espasmo, a los que recuerdan a dios en lo más profundo del pecado, a las que saben un poquito a moneda y a los que amansan yeguas a totazos de cadera; un sincero homenaje a las sacerdotisas húmedas y a los músculos pubococcígeos, alabemos oh dios a los que no se cansan de tener las manos ahí, a los que gozan del evangelio inguinal y fracturan sus columnas vertebrales enroscados como anacondas en un chapaleo a galope agreste en medio de la maldita selva, quitémonos por favor el sombrero ante la grandilocuencia salivosa, ante la mafia seminal y la uretra urticante y pongámonos de rodillas, estimados amigos, para rendirle culto a los que socavan estómagos, a los que pulen hemisferios y fragmentan carnitas para ionizarse, sacudirse, naufragarse, irrumpirse, defenestrarse cabalgando en espejo, bien sea en las noches húmedas o en las tardes lúbricas, y bendigamos por siempre, oh hermanos míos, a los discípulos incondicionales de la baba.

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.

No pares, ¡sigue leyendo!

Volver arriba