Saltear al contenido principal

El plato del buen comer

A los seis meses, Emiliano Gael, ya comía huevito con tocino, eso y su Kinder Delice. Estaba bien bonito, mijo, con sus piernotas que apenas y le entraban los calcetines. Bien chillón y tragón que era: en las noches su mamilota de leche con un Gerber disuelto y luego luego despertando, jamoncito o unos bombincitos de fresa ¿te acuerdas?

La primera vez que probó el chicharrón, hasta gritaba para que le diéramos más y fácil sí se comió unos cien gramos. Yo me acuerdo que el chicharrón mi mamá lo repartía entre mis hermanos mayores porque nomás compraba poquito poquito y si no, no se llenaban. Pero mijo que coma lo quiera. Ni modo que pase hambres como yo.

Míralo ahorita, ya anda ahí busque y busque en el refri la tortita que sobró de anoché, el canijo se cenó una torta y media de pastor y sus Chococrispis. Yo le digo mi “Súper gordito” y el dice que de grande quiere ser un osito de la Coca Cola.

Loading
Jorge Rubio
Escritor. Editor y librólogo de lunes a domingo, trabajo desde el balconcito de mi casa, al lado de las dueñas de mis quincenas. Escucho música todo el día y como a mis horas. No me gustan las mascotas que puedan dejar pelos.
Es profesor investigador de la Academia de Arte y Patrimonio de la UACM e imparte clases de ilustración y diseño en la Universidad Iberoamericana. Labora en su estudio, proyectos de pintura, performance, cartonería, ilustración y diseño social y cultural, Así mismo desarrolla desde 2002 proyectos de gráfica e intervenciones urbanas.

No pares, ¡sigue leyendo!

Mi cajita de cenizas

Confianza

Aún recuerdo la primera vez que nos vimos: venías bajando la escalera, con tu suéter morado y tu collar de bolitas de colores,…

Volver arriba