Saltear al contenido principal

Lluvia de ideas

¿Carece todo de sentido? Los árboles pierden hojas.

Primer verso. Tacha. “Inconexo” al margen. Mira el charco de flores de jacaranda por la ventana, y cae en cuenta de que “charco de flores” al menos no es una obviedad. Y la pregunta retórica… “Si puedes responderla con un simple ‘no’, entonces no preguntes”.

Arranca de nuevo.

Esos troncos casi sin vida florecerán en el verano.

Golpea la página tres veces con la punta del lápiz. Murmura; no llega a cacofonía. Pero casi, como si casi quisiera escribir, casi quisiera que la imagen tuviera cuerpo, casi intentara mostrar el declive y la esperanza, casi se comprometiera con su escritura. “Está como flojo”, y se ríe.

Traza una curva en la esquina de la hoja. La superficie rugosa de la mesa resiste al paso del grafito. La línea se rompe, natural y juguetona (quiere creer), con una piel áspera. A esa curva sigue un caudal sin orden pero bajo el que se lee un ritmo. Y luego un movimiento veloz, un despegue inquieto del papel, un calor ansioso de vértigo, un monstruo que se sacude los lomos y se desliza hacia una página y otra y otra.

Alto. Al pie de la página, en medio de una sonrisa: “Creo que hoy no escribiré el poema que haga que las personas se quiten la ropa”. Pero sin duda quiere dibujar con esa desnudez, sin parar hasta encontrar la noche recostada.

Vuelve a la página. Una flecha se dispara desde el corazón de su última frase: “Ripioso, o pereza de vocabulario”.

Loading
Avatar
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.

No pares, ¡sigue leyendo!

El punk de la roma

Futuro

He caído Con mis discos perdidos Dando y dando vueltas En la Technics 1200 Suenan si quiero los toreros muertos Y si quiero…

Anzuelo recurrente

Primero fue la imagen

¿Qué tipo de marinero sería yo si aventara por la borda este trofeo? Quizás no es la mejor mujer del universo, pero mordió…

Elevación

Comodidad

Un instante en tu mano me bastó para reconocerte. Unos minutos en los que el frío se desvaneció y reconocí los síntomas del…

Volver arriba