Saltear al contenido principal

Tulipanes

A veces morir no es suficiente, a veces el olvido no tiene esa contundencia necesaria para que la muerte resulte suficiente, a veces los brazos se pierden de cansancio y descubrimos que somos el Sebastián lacerado, el ave que se cae del nido antes del vuelo, la flor que recién abierta pierde los pétalos con su primera lluvia.

Dicen que de amor no muere nadie. ¿La gente qué sabe de los alborotos crueles de la memoria, qué del polvo acumulado en los cristales de las ventanas, qué de los papeles escritos en el borde triste y punzante de una pluma a la que la tinta se le acaba?

Yo de esos temas no sé nada y no quiero saber nada. No deseo ser experto en los hábitos miserables del dolor ni en analgésicos. Por eso me acerco a oler los tulipanes aunque sepa que no huelen a nada sino a hierba, a rama fresca y no a perfume, porque en una de esas, en un ardid agorero y de olvido, sueltan un aromita recóndito. Por eso llevo tulipanes a su tumba, para que en aquel otro sitio donde ella está, huela la fragancia que prefiera, para que ella sepa que a veces morir no es suficiente.

 

Loading
Andrés Márquez
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustrador. Puede parecer una historia cliché pero desde niño disfrutaba seleccionar cuidadosamente los crayones con los que rellenaría los libros para colorear y procuraba no salirme de la línea ...

No pares, ¡sigue leyendo!

¿Qué hora es?

Incertidumbre

¿Qué hora es? Me pregunta el señor al lado mío. Las doce menos cuarto, le respondo. El señor parece un poco angustiado, lo…

Viuda

Humo

Se desprendió la boquilla de marfil de los labios y me acarició la solapa del saco con la punta de los dedos. Rozó…

Volver arriba