Saltear al contenido principal

Cliché

Ellos son una pareja normal, sadomasoquista como la mayoría.

Ella, de familia machista, con papá y hermanos abusivos, conoció el placer de dispararle a los ratones, de rociar gatos con gasolina, de cortarle las alas a las palomas. Comparte el gusto de una buena pelea, de arreglar las cosas a golpes, de salir triunfante con una mano rota si el otro no puede pararse. Ella, la sádica, grita groserías, añora carne caliente entre sus dientes y se anota un punto cuando su contrincante llora.

Él, con una mamá divorciada y pasivo-agresiva, prefiere el efecto de las lágrimas al de los golpes. Prefiere el silencio, la apatía, la indiferencia. Coloca la otra mejilla no como buen cristiano sino para demostrarle a su enemigo lo estúpido que es. Conoce el truco de la ironía, del sarcasmo, de la falsa disculpa. Acepta el dolor y lo yergue como si fuera un trofeo. Él, el masoquista, se emociona cuando la gente pierde la compostura, cuando se convierte en el saco de arena que frena la histeria.

Ellos, como cualquier pareja, se preguntan ahora si las patadas de amor, los insultos de cariño y las heridas de pasión son suficientes.

Loading
Avatar
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Diseñadora gráfica e ilustradora del instituto departamental de Bellas Artes de Cali, Colombia. Creo y dibujo cuanta cosa se me ocurre y aquí se las dejo esperando que las disfruten.

No pares, ¡sigue leyendo!

Una larga serie de curiosidades

Calor

Se reunieron en la única tarde soleada de aquel invierno. Beatriz había pasado su día inmóvil, sentada en la banca más solitaria de…

Volver arriba