Saltear al contenido principal

El silencio

A mi mente llamas, recibes la llamada de los siglos,
la boca del silencio es una llama, recibo de tu boca
la llamada de los siglos.
En mi mente los siglos se gastan en tu boca,
Como las llamas del silencio te menciono.
Te haces tiempo, calor y llama,
le hago el amor a ese silencio
y hago el tiempo.
Nuestro amor no empezó nunca, en ninguna parte
nuestro amor no está en ninguna parte,
el amor está en silencio, como nosotros,
callo lo que mi amor dice, que hable el tiempo,
nuestro tiempo no empezó nunca en ningún amor,
es ahora, un ahora que se multiplica,
se refleja para siempre.
Cuando dos enamorados se besan allí estamos.

Cristian Celis
Escritor. Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme ...
Su semblanza - Sus shots -
Carlos Álvarez
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.
Su semblanza - Sus shots -
Cristian Celis
Escritor. Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme ...
Su semblanza - Sus shots -
Carlos Álvarez
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

1
Carta Hallada En El Domicilio Real Jardín, Número 14, Puebla De Los Ángeles

Carta hallada en el domicilio Real Jardín, número 14, Puebla de los Ángeles

Me apena mucho dirigirme a usted por medio de esta carta, esta declaración que nace de la necesidad de contarle lo que siento. Yo, que poco sé de cómo hablarle a una mujer de su condición, tan elegante y fina pero principalmente tan hermosa. Sé que en el momento en que reciba estas palabras, sentirá que de nada valen los intentos que desde el mes de mayo he realizado para poder platicar con usted. Pensará también que aquella tarde junto al portón de Morelos nada representó para mí y que mi vida ha sido la misma. Y no la culpo, pues mi cobardía de buscar los medios para acercarme a usted muestran indiferencia y no son dignos de un hombre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba