Saltear al contenido principal

El suspiro de los desencantados

Ella: Juguemos de nuevo, ahora a que suspiramos juntos.

Él: Mejor sigamos jugando a que estamos muriendo juntos.

Ella: Pero será mejor si salimos. Así todos en el mundo exterior sabrán que nuestro juego es divertido y nos envidiarán.

Él: Mejor concluyamos de una vez… Mira, el agua de la cafetera está hirviendo. Juguemos a que nos vertemos chorros de agua el uno al otro.

 

Loading
Escritor. Estudié Ciencias Políticas y no creo en la política. Escribo y leo, pero prefiero los cómics. Me gustan las comedias, y la historia de mi familia es deprimente. No creo en dios y creo que dios menos cree en mí. Confío en que algún día se levantarán los muertos, y por eso veo películas de zombies. Todos los días pienso en cómo escribir la novela más convincente sobre el fin del mundo.
Ilustradora. Experta en llegar a casa sin dobladillo, hacerla de pepenador y mantener todo en absoluto desorden. “La Muñeca” (mote familiar que ganó al nacer por su tamaño convenientemente particular), se inclina por las artes gracias a los monos de perfil con grandes narices de su padre y a la famosa “libreta roja” de recortes y canciones su madre. Su incapacidad de recrear lo real nace a partir del “Alacrán, cran, cran” cuando, en lugar de una imagen, su madre pega uno real… Hace ilustraciones para revistas, libros para niños y de vez en cuando una que otra escultura con chicle o tela.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Donde te lleve la noche

Shots

Laura acompañó a Juan a través de doce calles oscuras, un pequeño parque que hedía a popó humano recién hecho, dos avenidas y…

Sin destino final

Infancia

Le tomó la cara con fuerza y le dijo que la protegería sin importar contra qué o cómo. Se lo prometió bajo el…

Limpieza

Ciudad

Sus avenidas eran rectas y perfectamente paralelas, a vuelo de pájaro parecía un dibujo de maqueta perfecta y milimétricamente trazado. Al este y…

Volver arriba