Saltear al contenido principal

Yo me pregunto ¿por qué me pasa?

Echo de menos tus saltos y ladridos
y casi por nada hoy vengo a afligirme.
Veo que pasas la vida mordiendo,
mirándome como un ser igual que otro.
Dormitas conmigo en las madrugadas
y cuando me despierto, eres el primero
a quien veo, antes que a mi madre o
a mi padre.

Tú mi hermoso Otis no sabes nada de la vida,
no sabes por qué los hombres se afligen
al mirar a lo lejos el rojo del ocaso, o los ojos
de algunas mujeres, o el vidrio rayado del parabrisas.

Besas a todos como un borracho,
me acompañas al mercado y comemos
a turnos los panes hechos a horno de leña.
Eres virgen e inmaculado mi querido Otis,
cómo quisiera poder decir de mi lo mismo,
así podría tomarle de la mano y escribirle
con el corazón escupiendo a borbotones
y tener la seguridad que no terminaremos
en la tierra, penetrándonos, dándonos
y sabiendo por un momento que somos
inmortales.

Pronto vendrán mis amigos extraños,
ella se ha perfumado y puesto el mejor vestido,
Apresúrate Otis, ya están en la puerta,
ládrales como si vinieran a robarme el alma.

Cristian Celis
Escritor. Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme ...
Su semblanza - Sus shots -
John Marceline
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.
Su semblanza - Sus shots -
Cristian Celis
Escritor. Me enseñaron a escribir y a contar desde los tres años con ayuda de naipes, corcholatas de colores y revistas de ciencia. Mi televisión (de esas grandotas de madera ) no se veía, así que tenía que imaginarme ...
Su semblanza - Sus shots -
John Marceline
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
A Mi Muerte, A La Que Me Toca

A mi muerte, a la que me toca

A todos nos toca una sola muerte, una muerte para nosotros solitos, esta es la mía, le gusta cocinar para…

1
Srta. Esperanza Díaz

Srta. Esperanza Díaz

En aquel olvidado cuarto de hospital, el nieto le susurró al anciano lo siguiente: "A veces medirse se vuelve irracional…

0
Relevo

Relevo

Andrea es esa clase de mujer que no conoce la fatiga, apenas termina su encuentro con Diego corre a casa…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba