Saltear al contenido principal

La dejada

Ahí la llevamos, joven, ¿qué más? Empiezo a las 5 de la mañana y a veces regreso a las 10 a la casa a echar unos huevos y café; pero si ando lejos, pues ya me chingo una torta o lo que sea. Los martes y jueves, por ejemplo, dejo a cuatro personas en la Central de abastos y ya me quedo en esa zona, para ir al cantón. Yo vivo sobre Zaragoza, cerca de Guelatao, pero ahí es un desmadre y tiro por viaje lo quieren chingar a uno las patrullas. La última vez, apenitas, hace dos semanas, me detiene una moto dizque por traer fundido el copete y le digo: «ay, pinche Supermán, si es de día ¿cómo sabes que no sirve? Déjate de mamadas y toma pa’ tu chesco».

Y así es como la rolamos, jefe, y quien le diga que esto no es negocio nomás es chillón o muy pendejo. Digo, si tienes que dar cuenta, sí es una chinga, pero a la larga te acostumbras –sin albur, joven, no le digo–. O sea, porque aunque uno pague cuenta pues no tiene que gastar en la nave, ni placas, ni tenencia, ni cuanta chingadera se le ocurre al gobierno. Ora sí que es una por otra, ¿o no?

Es como yo le digo a mi mujer: “andando en el taxi, no me ves en todo el día, ¿qué más quieres?”. El pedo es que ya van dos veces que me voy al hospital por las piedras. Ahí es donde uno se da cuenta qué tan pinches jodidos estamos. Ahí uno ve que nomás hay pobres, ricos y los mamalones de en medio que se sienten de la alta sociedad. Esos se suben y con el chingado teléfono ya ni saben dónde están. Yo digo, mejor chingarle, joven, ¿o no?

Loading
Jorge Rubio
Escritor. Editor y librólogo de lunes a domingo, trabajo desde el balconcito de mi casa, al lado de las dueñas de mis quincenas. Escucho música todo el día y como a mis horas. No me gustan las mascotas que puedan dejar pelos.
Es una niña-niño-cosa que le gusta mucho el penecito, la puchita, las nalguitas, los huevitos… En ocaciones se trasviste de mujer, pero casi siempre es quimera. Le gusta mucho el helado de chocolate, el quesito, las palomitas de maíz, pero lo que más le gusta en TODA su vida es picarse la pucha, le encanta acariciarla y frotarse el clítoris hasta que éste le arde y hasta que poco a poco comienza a escurrirse pensando muchas veces en… TI, o en ella/él/eso comiéndotela o comiéndosela. Rurru es egresadx de la Facultad de Artes y Diseño de la UNAM, vive en México D.F. en un lugar muy lejano, cerca del bosque. Y cuando menos te lo esperes estará allí dónde tú estás conviviendo con tus amiguitxs, tratando de picarte el culito 😀 Cuando esto suceda, sólo te doy un pequeño y sabio consejo: NO HUYAS, puede que te guste.

No pares, ¡sigue leyendo!

Pero ya era tarde

Tempestad

A los dos años de edad, cuatro momentos quedaron para siempre en su cerebro como gifs perpetuos y palpitantes que habría de recordar…

El día final

Ansiedad

Todos uniformados, quietos y calladitos en su lugar. Martha se come las uñas. Francisco se suena la nariz. Lucía no deja de tocar…

Volver arriba