Skip to content

La mujer de la nieve

Ayer soñé con la misma ventana, la misma puerta y la misma cama. Blanca, roja y negra,  respectivamente. Primero la cama entraba por la puerta y la ventana se recostaba plácidamente formando con sus ángulos la constelación de Capricornio. En unos segundos todas las estrellas de noviembre entraban por la puerta y se posaban en el cuarto entero siempre atentas a la mirada de la mujer de la nieve, pues al más mínimo movimiento de ella se podían provocar implosiones y levantes estelares.

Cometas y gases se asomaban por los resquicios entre la ventana y la cama, solicitando pasar a la mujer de la nieve que desde la resistencia del foco de mi cuarto, primero, y frente al espejo que da al recibidor, después, orquestaba con la mirada a cada astro de luz y sombra.

La intención era simple y definida: preparar el clima que los hombres recibirían al llegar el invierno. Unos defendían a las plantas de verano y otros sugerían un frío cruento tan necesario para los polos y sus habitantes. La mujer de la nieve, siempre ecuánime dijo: “De ser débil nuestro temporal nadie nos respetaría, y el calor y las costas siempre altaneros recibirían su tributo como cada año pero nosotros no. A nosotros nadie nos aprecia, pues no entienden que es en mis bolsillos que se gestan las bestias más temibles y el hombre aprende a sobrevivir, a luchar y prevenir”.

Así se pactó y las constelaciones regresaron unas por la puerta, otras por la ventana y otras se quedaron a descansar en la cama. Contentas, inconformes y tranquilas, respectivamente.

Loading
Escritor. Editor y librólogo de lunes a domingo, trabajo desde el balconcito de mi casa, al lado de las dueñas de mis quincenas. Escucho música todo el día y como a mis horas. No me gustan las mascotas que puedan dejar pelos.
1. Persona de pequeño tamaño oriunda de México que hace ilustraciones. A veces lo hace profesionalmente. 2. Que se alimenta de gumiballas. 3. Que hace milagros.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Bajo una estrella negra

Carnada

Mi amada que no quiere amarme. Mi vida que no puede amarme. Las seduzco a ambas. —Jack Kerouac Kareli, puerta eterna de Calakmul.…

El monte

Infancia

Cano siempre fue un niño ensimismado y cabizbajo. Eran contadas las ocasiones en que salía a jugar con nosotros, eso es cierto. No…

Volver arriba