Saltear al contenido principal

Incandescencia

El doctor la miró por unos instantes y notó los nervios de su paciente, quien ya estaba sentada en el sillón del consultorio con el pecho desnudo. Sólo era cosa de alentarla con palabras de seguridad. Se tomó un tiempo para asir una de sus manos y decirle: piensa que sólo se trata de un proceso físico. A tu instalación eléctrica aún le quedan siete u ocho años de vida, pero tu filamento de wolframio ya está muy desgastado y hay que cambiarlo.

Lo sé, le respondió. Hace mucho tiempo que no emito luz. ¿Pero qué me dice de la incandescencia?, ¿corro algún riesgo de quemarme?

En lo absoluto. Lo único que sucederá es que tu calor corporal actuará sobre el wolframio. Dependiendo de las emociones que irradies serás luz anaranjada, luz blanca o –en el peor escenario– la bombilla no encenderá, aunque entiendo que no quieres continuar apagada, ¿cierto?

Ella sonrió, le devolvió la mirada y se abrió el compartimento del pecho.

No doctor, estoy cansada de la oscuridad. Así que cambie el foco de una maldita vez antes de que me arrepienta.

 

Loading
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Ilustrador. Soy Mauro Ruvalcaba, diseñador mexicano, amante del papel y las telas. Me gusta tejer cuando voy caminando, jugar a la cartomancia y andar en bici.

No pares, ¡sigue leyendo!

La nena en el sofá

Futuro

Marina observa con atención, y por varias horas al día, el afiche que pegó en la pared de la sala. Se lo compró…

Ser o no ser

Pena

Despertar con el temor de reflejar en el rostro los pensamientos que te acompañaron de noche, que te llevaron al éxtasis, a lo…

Volver arriba