Saltear al contenido principal

De ayer y hoy

Pompeyo toma sus herramientas y sale de su casa a las 7 a. m. Descansa afuera de Catedral junto a sus compañeros como desde hace 43 años que comenzó a trabajar en la plomería. «Sí hay diferencia, joven, cómo no. Antes no era tan peleada la cosa, pero hoy en día todas las grandes tiendas dan el servicio de instalación y conexión de sistemas sencillos y no tanto. Con respecto a la inutilidad de los esposos, las cosas siguen igual que antes, eso nos ayuda un poco en la chamba».

«Eso de las conexiones modernas no sirve de nada y no es que uno se sienta indispensable, pero pues ya tenemos nuestros métodos, por ejemplo: para destapar un lavabo basta un litrito de cloro del bueno, bombearle duro y tener fe. A la luz yo no le entro; una vez por poco no la cuento, me entró la corriente aquí en el cuello y nomás sentí cómo me pateó el transformador».

A las 9 se completa la planilla y comienzan a jugar a la rayuela. Así como Pompeyo, Justino y Lencho tienen sus trucos para poner su moneda no tan lejos de la línea. A veces uno pierde los centavos para el almuerzo, pero entre el ganador y el segundo lugar le encargan una torta de consolación.

«El día tiene de todo, viejo; al menos aquí seguimos y no nos quitan, eso ya es algo. Tenemos clientes de toda la vida y ahora con esa gente a la que le dio por vivir en casas viejas que antes ni uno quería ocupar, pues le entramos más sabroso a esas conexiones: las de antes, que ahora son lo caro, dizque son la moda».

Loading
Jorge Rubio
Escritor. Editor y librólogo de lunes a domingo, trabajo desde el balconcito de mi casa, al lado de las dueñas de mis quincenas. Escucho música todo el día y como a mis horas. No me gustan las mascotas que puedan dejar pelos.
Ilustradora. Soy un pedazo de circunstancia mutante.

No pares, ¡sigue leyendo!

Vínculo

Confianza

Cuando le hablaron la mañana anterior para informarle que tenían a un donante de córnea, se encaminó de inmediato al hospital. Cuando entró…

Acuario

Pena

La persecución comenzó en las primeras horas de la mañana. Los hombres ya tenían ubicada a una manada que persiguieron, kilómetros mar abierto,…

Volver arriba