Saltear al contenido principal

Complemento

Seres aerobios y anaerobios con cara de cíclope y hasta de ninja. Lombrices que se arrastran sobre el limo fértil, ese que como pasajero nunca paga peaje a los ríos. Lluvia y helechos con sus esporas minúsculas vertiéndose sobre la tierra o arrastrados por el viento. Pólenes rojizos que promiscuos sorprenden el candor de las flores risueñas que, de buen humor, abren sus corolas al sol, pero que bajo los rayos de la luna se vuelven tímidas.

Todo es perfecto. Todo en su sitio. Cada quien realizando sus tareas con alegría y sin sentirse indispensable, todos saben que son únicos e insustituibles en la perfecta magia de la naturaleza. Todos siguen las reglas y tienen buena conducta, se valoran y aprecian sin rastro de racismo: les da lo mismo ser autótrofos que heterótrofos, unicelulares o pluricelulares, microscópicos o muy visibles porque, como perfecta sociedad, se complementan en armoniosa simbiosis.

Avatar
Escritora. Oriunda de la Ciudad de México (1965), es una escritora dedicada desde muy joven a la Literatura. Ha sido jurado de algunos certámenes internacionales ...
Su semblanza - Sus shots -
Misi Fushi
Ilustradora. El color es una constante en mi trabajo. Algo tan cotidiano, para mí se transforma en un algo único, ilimitado, sin horizontes visibles, en algo infinito que puede introducirse en un formato simple como el papel ...
Su semblanza - Sus shots -
Avatar
Escritora. Oriunda de la Ciudad de México (1965), es una escritora dedicada desde muy joven a la Literatura. Ha sido jurado de algunos certámenes internacionales ...
Su semblanza - Sus shots -
Misi Fushi
Ilustradora. El color es una constante en mi trabajo. Algo tan cotidiano, para mí se transforma en un algo único, ilimitado, sin horizontes visibles, en algo infinito que puede introducirse en un formato simple como el papel ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Impermanencia

Impermanencia

Escribo de lo que no es aún, mientras el ayer queda cautivo en la lágrima incipiente de todos los días…

0
Mein Gott

Mein Gott

—¡Mein Gott!—me decía— ¡Mein Gott! ¡Qué desagradable mujer! Ah, pero cómo la amaba. Nada me hacía más feliz que saber…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba