Saltear al contenido principal

Tres cuartos

Justo a la mitad le corto un trozo, me gusta ver cómo se le escurre el jugo, ese líquido rojo que se vierte sobre el plato de madera. Y paso a una orilla para empezar a cortar un pedazo a la vez, cada uno llegará a su tiempo a mi boca. Junto tengo una copa de vino, como siempre; ahí hay más rojo, más cuerpo, más sabor y fuerza. El primer trozo es el mejor: suave, caliente, jugoso. Antes de morderlo lo aprieto con la lengua contra el paladar. Lo exprimo y bebo. Casi se deshace entre mis cachetes. Ese ligero sabor a sangre de la carne me llena. Paladeo, juego, saboreo, tiento. Mi lengua es feliz. Los dientes hacen lo suyo y despedazan, tienen una sabiduría natural para empezar a mascar. Las mordidas son suaves, precisas y preparan esa dulce presa para ser tragada. Repetir estos pasos una y otra vez hasta vaciar el plato es reproducir una técnica de hermosas pinceladas sobre un lienzo; esa magia que logra el pintor al interactuar con los colores sobre la tela y crear algo inigualable. Respiro hondo y todo el aire es carne, los pulmones de tan llenos hacen que suelte una exhalación fuerte y profunda. Casi bufo. El vino viene a la garganta a sellar el sabor de la carne. Sigo llevando cada parte, cada pequeño y delicioso trozo hacia a mí, hacia adentro. Y en cada uno se da una química perfecta, anhelada, viva. Se da esa coincidencia maravillosa entre ritmo, languidez y voluntad, me reafirmo a cada bocado. Todo mi ser se vierte en mi boca y como.

 

Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster ...

Más shots para el sediento:

Sin beneficio personal

En tu casa hasta parecía que el retrete sonreía Era como estar siempre en el momento perfecto, como cuando despiertas…

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba