Skip to content

Ensamble

No me digas que es todo lo que te queda. Levántate, ponte los zapatos, arriba, es muy temprano. Este es el momento que más te gusta: cuando aún está oscuro; los minutos breves en que la casa comienza a vestirse de arena, de bombilla, de un suspiro largo como de escalera; cuando la calle no está lista para que la pisen pues todavía le duele cada diente en su banqueta, cada amenaza al oído, el chiflido de los que llegan en la madrugada y quieren que les abran la puerta.

Ahora que te desgarras, que te ases de todo lo que no tiene sostén ni sentido, has preferido no mirar, no reír, ser un rompecabezas: de 7 a 9 el periódico, de 11 a 2 el radio, de 6 a 8 la televisión. Lo mismo entre semana y fin de mes que es cuando callas, pero un desmadre el día de carnaval y trompetas.

Ya es de noche, ya eres otro. Estos cinco minutos son para pensar que mañana hay otra oportunidad y mañana pensarás lo mismo, y pasado lo mismo, y nunca dejarás de excusarte por no saber nada de tu vida. Es así, no te entristezcas. No es tu culpa, ni la del ruido que entorpece, ni del silencio que aterroriza. No es tampoco culpa de las culpas, ni del pavor por aceptarse

La culpa es de todos, pues no sabemos sobre color ni personalidad y no aceptamos al padre, ni al hijo, sino al espíritu que te puede dar en tu madre.

Loading
Escritor. Editor y librólogo de lunes a domingo, trabajo desde el balconcito de mi casa, al lado de las dueñas de mis quincenas. Escucho música todo el día y como a mis horas. No me gustan las mascotas que puedan dejar pelos.
Ilustrador. Cursa actualmente el Posgrado de Maestría en Diseño Gráfico y Comunicación Visual en la Universidad Nacional Autónoma de México en la Escuela Nacional de Artes Plásticas - Academia San Carlos. Ha sido becario de Maestría por la Universidad Nacional Autónoma de México.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Desde algún lugar

Espíritu

Hablábamos de la historia, de culturas antiguas y del Dios todo poderoso. Recordábamos las sequías y las hambrunas. Nuestra conversación iba desde la…

Volver arriba