Saltear al contenido principal

Isolde

Los recuerdos se me extienden como cicatrices. En mi piel se revela el camino de sus misterios, lo que la mente calla por mantenerse en control. Una casa. Marsstrasse 52, Mundenheim, Ludwigshafen am Rhein, Alemania. Un sótano, un cuarto, una ventana, un comedor, un jardín con avispas entre los adoquines del piso.

Fotos, millones de fotos que la mente toma para no olvidar, para intentar mantener en la tierra lo inasible.

Isolde la inmortal se fue.

La tierra se le apareció muy terrible años después de sobrevivir una guerra. La banca del bombardeo. El único baño de la colonia. La reconstrucción de 100 años. Se fue con agua en los pulmones, la que se le quedó atorada de tanto aguantarse las ganas de llorar. Cada despedida al final del verano se hacía más dura.

La soledad se fue haciendo insoportable.

La dama fina, heredera de la inmortalidad, hoy está en México buscando un nombre para los que no tienen identidad. Para los que se encuentran eternamente divididos. Con raíces en la antigua Tenochtitlan y otras más cruzando el Atlántico, en una germanía celta, derrotada por el mundo desde que se quemaron a las brujas en la inquisición. La otra Isolde, árbol que se tiene que extender lo suficiente para cruzar el mar.

Hoy busco algo en los mapas residuales del Internet. Una vista de esa casa color mostaza que en la foto está chueca. Una imagen que no representa con dignidad los atardeceres llenos de golondrinas y estrellas fugaces. Busco esa llave secreta al otro lado de la puerta que colgaba con una tuerca.

Loading
Conejo Randy
Ilustradora. Conejo con disfraz humano; el disfraz se dedica a comer, dormir y cagar. Como actividad extracurricular hace teatro, danza, yoga, escribe y pinta… Pero el conejo Randy sólo tiene dos preocupaciones en la vida: que no se acabe el agua y que no se extingan las abejas. Por lo demás, sabe del apocalipsis venidero y lo toma con la mejor filosofía taoísta: aprender a desaprender, guardar silencio y esperar.
Ilustradora. Soy un pedazo de circunstancia mutante.

No pares, ¡sigue leyendo!

El sucio negocio del amor

Primero fue la imagen

Llevaba las monedas apretadas en la mano sintiendo, oliendo, saboreando casi ese metal, ese olor insufrible de la moneda vieja que además no…

Hambre

Shots

Lo domina, su hambre es mórbida. Comenzó a meterse comida en la boca a los setenta kilos y, luego a los ochenta, tragaba…

Los lípidos del amor

Grasa

No importaban las nubes grises y la lluvia porque planeaba pasar el medio día en un motel barato con Carlota la recepcionista: combo amoroso…

Volver arriba