Saltear al contenido principal

La leche rosa

Era invierno y las resequedades hacían de su nariz un campo minado relleno de mucosidades que se adherían como costras a las paredes nasales de aquella niñita de los ojos grises.

Cada que intentaba arrancar una de esas pedregosas figurillas, un chorro de sangre brotaba y salpicaba toda su camisa.

Aquello era una festín tapizado de rojo, daba la impresión de que estabas enfrente de un tableau de Jackson Pollock o un San Fermín en Pamplona; daba igual, todo carecía de sentido, lo importante era arrancar la costra.

Lo más curioso era observarla después en la cena: vertía la sangre sobre la leche blanca y al empezar a mezclarse daba unas tonalidades rosas, casi violetas, y sujetaba el vaso con sus dos manitas, lo bebía de un solo trago, no dejaba nada, ni una huella de su rosada sed. Ella sonreía, estaba contenta.

Luego optaba por comer un pan azucarado y se evidenciaba entonces su felicidad. Ella era otra, como la luna que brillaba arriba, tierna y serena.

 

Loading
Álvaro Buenaventura
Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» Escribo «adios» sin acento para que no suene a despedida.
Ilustradora. Vendedora de sueños, trompetista en el circo de la mariposa, a veces maga. También pinta y hace flan.

No pares, ¡sigue leyendo!

Tris tras

Ansiedad

Abrió la puerta y ahí estaba. El siguiente suceso fue súbito; tanto, que por más que se empeñó en enterarse, su cerebro no…

Censura

Ciudad

Tráfico, edificios altísimos, smog y ese tono gris casi imperceptible pero inequívoco que caracteriza a las grandes urbes. Ahí estaba el hombre, a…

Volver arriba