Saltear al contenido principal

La plañidera

Mi tío fue un ser despreciable. En realidad, nadie lamentaba la muerte de este señor, ni su familia ni sus colegas ni sus vecinos; está de más decir que no tenía amigos ni pareja, pero nuestra familia siempre ha respetado las costumbres. El primogénito de cada unión se llama como el padre, y, si alguien muere, se vela, se entierra y se le paga una misa. En este ánimo, la madre del difunto decidió contratar a una plañidera y prepararla explicándole la situación.

–Era un hombre solitario, resentido, por eso murió joven. Probablemente no le hubiera agradado –le dijo–: a nadie le agradaba.

La plañidera trató de familiarizarse con la vida de este hombre para llorarle como se debe. Escuchó historias, escudriñó las fotos de su infancia, algunos documentos, incluso algunos malintencionados le contamos los chismes más degradantes que le conocíamos. La pobre vieja no pudo contenerse. Lloró por él como nosotros nunca quisimos mientras dejaba escapar algunas palabras ahogadas en sollozos. La única que pudimos distinguir de entre todas fue el horrible nombre de mi tío. En ese momento me di cuenta de que nosotros lo despreciábamos tanto como él a nosotros y de que ahora la vieja lo sabía. Aun así, se presentó en la ceremonia a la hora que la citamos, permaneció ahí hasta el final y lloró como le habíamos indicado, según el acuerdo que teníamos.

–Debió haber sido un buen hombre para ganarse el desprecio de todos ustedes –nos dijo, mientras guardaba el dinero en su bolsa–. Ojalá los vuelva a ver pronto, ustedes también merecen que los lloren.

Loading
Músico, escritor, lector, cinéfilo, melómano, hijo, primo, hermano y amigo nacido en la ciudad de México un hermoso y soleado miércoles 29 de febrero de 1984. Gusta de todas las formas de la imaginación y del humor sin discriminación alguna. También disfruta ocasionalmente de una buena novela policiaca. Sostiene que la escritura literaria es una búsqueda donde la voz del escritor debe ser la única constante. En alguna reunión llegó a afirmar: “Puedo suscribirme a cualquier corriente de pensamiento, siempre y cuando sea lo bastante corriente”. No ha recibido ninguna distinción literaria, pero ha otorgado dos títulos de “Abuela Honoris Causa” hasta el momento. El primero a Susan Sontag por su labor crítica y, sobre todo, por esta fotografía; el segundo a Wisława Szymborska por su obra poética y por la persona que imagina detrás de esos poemas. Participó en el proyecto de investigación de literatura policiaca “Crimen y ficción”. Actualmente escribe una columna mensual de cine para la revista Síncope, mantiene el blog “Antología (no tan) arbitraria de textos” y toca la guitarra en la banda mexicana de swing Cotton’s.
Amante de las sirenas, los perros, de la riqueza de los colores que nos rodean, apasionada de la creación de historias paralelas a través de ilustraciones, mi mejor medio para comunicarme y a la vez impregnar lo que soy. Estudié la licenciatura de diseño y comunicación visual en la Escuela Nacional de Artes Plásticas , realice ilustración científica en el herbario de la Facultad de Ciencias de la UNAM, tomé un diplomado de ilustración con Guillermo De Gante y Enrique Torralba, con Gerardo Suzán y diversos seminarios con Antonio Santos, Gabriel Pacheco, Jesús Cisneros y Javier Sáez. Por último realicé un máster en álbum infantil ilustrado en Madrid y actualmente me dedico a la ilustración infantil.

No pares, ¡sigue leyendo!

B8ZS-3 (beta)

Futuro

La seguridad digital es un asunto que nos compete a todos. Las medidas para garantizar que nuestros datos, los importantes, están resguardados nunca…

Srta. Esperanza Díaz

Esperanza

En aquel olvidado cuarto de hospital, el nieto le susurró al anciano lo siguiente: "A veces medirse se vuelve irracional y necesario, a…

Volver arriba