Skip to content

Las nubes

Recordé cuando me gustaba girar muchas veces mientras miraba al cielo.

Cuando me dejaba caer en el jardín y la tierra y yo nos movíamos y me reía a carcajadas por quedar a merced del vaivén.

Cuando me quedaba viendo por horas a las nubes que pasaban por las esquinas de los edificios y la Tierra y yo nos volvíamos a mover porque el cielo nos caminaba y yo me mareaba.

O como cuando le pedía a un adulto que me tomara de las manos y me diera vueltas muy fuerte. Como también me sucedía cuando yo me daba muchas marometas seguidas y me quería levantar y me caía y me llegaba la emoción del mareo una vez más.

Recordé todo esto, después de trabajar, encerrada en un coche como otros cientos de vehículos.

Y los semáforos que continúan sin funcionar mientras la tierra y los niños persiguen el movimiento.

Loading
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Diseñador / ilustrador / animador / teatrera / mesera y lo que venga.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Notas para una teoría sobre tocar la puerta de un desconocido

Llamada

Siempre creí que la arquitectura de una vivienda revelaba mucho de quien la habitara. No sólo el tamaño, el color o la forma;…

Volver arriba