Saltear al contenido principal

Silence

No sé si fue tu boca desgonzada o el palpitar reseco de tu garganta expuesta, no sé si fue la lágrima en el ojo, la mosca en la frente o las manos apretando –digo– exprimiendo una bolsa amarilla llena de latas de atún lo que hicieron que, en un instante sereno, mi pene y mi corazón se interesaran por ti.

Tenías las piernas abiertas y en tus calzones se adivinaba una tierna hendidura así como se palpaba que algo no andaba bien, que la inercia de tu vida había tenido hoy un punto de quiebre y te había dejado así tiradita en la calle, con todo al aire para el goce del viento y unos pocos extraños.

Al acercarme noté en tu respiración la sed del alma, dejabas escapar el olor del páncreas, de la soledad angustiante, de un inconstante riñón en fragmentos sonoros de aire inconcluso, y tu aliento era puro desconsuelo trágico e intentos de supervivencia. Y de repente todo se calmó.

Te toqué justo cuando volvías y fui lo segundo que miraste. No tenías cara de entender nada y por eso te lamí, te lamí lentamente el cachete y mientras lo hacía tuve el momento de silencio –de placer– más intenso de mi vida. Fue pura cámara lenta y pura convicción y mi cola no paraba de batirse de un lado a otro. Te había encontrado.

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
1. Persona de pequeño tamaño oriunda de México que hace ilustraciones. A veces lo hace profesionalmente. 2. Que se alimenta de gumiballas. 3. Que hace milagros.

No pares, ¡sigue leyendo!

La cuarta tejedora

Futuro

Había cuatro tejedoras del mundo, pero la historia decidió sacar a una. Ella tejía el sintiempo, por eso la dejaron fuera. Le daba…

EY!

Desafío

Hemos venido a afligirnos. Cuando el sol florece, cuando no se nubla la vista y todos los arboles sonríen. A preguntarse por qué…

Volver arriba