Saltear al contenido principal

Desvelo

Su madre no quiere hablarle. Su hermana la tacha de estúpida. Su padre se apresura a tomarse un whisky para camuflar la ira roja que le invade los cachetes cada que surge el tema. Su hermano ha llegado más de 3 veces por sorpresa a su departamento buscando al bruto inhumano que ella no ha sido siquiera capaz de presentar ante su familia.

Las rodillas raspadas, las uñas desagarradas y los pómulos sangrantes son extremos detractores de las palabras dulces y amorosas que, incluso sonrojada, le atañe a esa figura masculina que —según ella— es la única capaz de verter tierra en su eterna fosa de depresión.

La sonrisa vecina del hematoma, el baile acompasado por el tobillo luxado o los suspiros cercenados por la costilla herida, nublan cualquier intento por explicar la alegría que ha encontrado.

Está encantada. No fue hace mucho que sumida en la tristeza encontró a sus pies la compañía necesaria, el roce oscuro de un amante inseparable, la solidez del tacto inminente.

Es imposible explicarles cómo fue capaz de darle vida al velo de su mortalidad para bailar con él.

Loading
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Ilustradora. Erika Posada, aka e.M.a. Publicista, diseñadora gráfica, ilustradora, freelance, libra, adoradora del sol, amante empedernida de los felinos y adicta al sonido que genera el aplastar hojitas y vainas secas en la calle.

No pares, ¡sigue leyendo!

Permanencia involuntaria

Futuro

No es una cuestión de luces, la ciudad habla de sombras antes y después del atardecer. Extasiada se libera de su humo a…

Julio

Primero fue la imagen

Julio viajó en el tiempo. Encontró la manera de regresar a la época de su pubertad y conservar el conocimiento y experiencias que…

Volver arriba