Saltear al contenido principal

Doce horas

—Lo siento, lo siento mucho… —le digo, mientras me desata, aunque ya casi no alcanzo a decirlo con claridad.

Mi cuerpo se va paralizando poco a poco. Soy consciente de todo lo que pasa a mi alrededor, siento mi cuerpo y veo todo. Me carga, jamás habría pensado que tenía tanta fuerza como para poder con mi peso.

—No te voy a matar, ni siquiera te voy a golpear, nada más te voy a dar una probadita del infierno que te has ganado.

Me puso en una camilla y me llevó a una cámara. Era muy extraña: en las paredes, el techo y el suelo había largos conos que parecían apuntar hacia mí. Pensé que iba a torturarme, a cortar mis dedos o algo por el estilo, pero me dejó ahí. Silencio. No se escuchaba ni el aire, sólo mi respirar. Luego el sonido de mi estómago, el de mis latidos y hasta el de la sangre corriendo por las venas. Comencé a desesperarme, cada vez estaba más confundido y desorientado.

Han pasado quince minutos y no puedo soportarlo, la cabeza me va a estallar. Prefiero el ruido del metal contra el metal o de las uñas contra un pizarrón, prefiero el dolor, la muerte, los golpes y los gritos que esta sensación de ser y no ser.

—Es una cámara anecoica —fue lo último que me dijo—, lo más que ha durado alguien aquí son cuarenta y cinco minutos. Por voluntad propia. La droga que te di durará doce horas.

Y la verdad es que no sé si he muerto y estoy en el peor de los infiernos. Faltan once horas y quince minutos. Faltan doce horas.

Loading
Jorge Chípuli
Escritor. Monterrey, Nuevo León, 1976. Monterrey, Nuevo León, México. Obtuvo el premio de cuento de la revista La langosta se ha posado 1995; el segundo lugar del premio de minicuento La difícil brevedad 2006, y el primer premio de microcuento Sizigias y Twitteraturas Lunares 2011. Fue becario del Centro de Escritores de Nuevo León. Ha colaborado con textos en las revistas Literal, Urbanario, Rayuela, Oficio, Papeles de la Mancuspia, La langosta se ha posado, Literatura Virtual, Nave, Umbrales, la española Miasma y la argentina Axxón. Ha sido incluido en las antologías: Columnas, antología del doblez, (ITESM, 1991), Natal, 20 visiones de Monterrey (Clannad 1993), Silicio en la memoria, (Ramón Llaca, 1998), Quadrántidas, (UANL, 2011) y Mundos Remotos y Cielos Infinitos (UANL, 2011).
Ilustrador. Ilustrador amateur de tiempo completo.

No pares, ¡sigue leyendo!

Ilusión de la guerra

Primero fue la imagen

Que no mienta el oxígeno feminista, es la espada un falo erguido para luchar, no es un vientre. Quiere el príncipe defender su…

Volver arriba