Saltear al contenido principal

Mi cajita de cenizas

Aún recuerdo la primera vez que nos vimos: venías bajando la escalera, con tu suéter morado y tu collar de bolitas de colores, y lo primero que hiciste fue caminar hacia mí. Fue como si nos conociéramos de hace tiempo, como si supiéramos que a partir de entonces seríamos inseparables.

Todo es difícil ahora que te has ido; todo es tan gris, tan triste, tan pálido. Cada vez que te recuerdo pienso que no hice lo suficiente. Me duele haberte dejado en esa jaula de hospital, sabiendo que ya no querías estar ahí, que el dolor te estaba matando y que lo único que querías era regresar a casa conmigo aunque fuera sólo por una noche más. Fue la semana más larga de mi vida.

Ya no pude despedirme, pero nunca hubo un día que no te dijera lo mucho que te quería a pesar de que no pudieras contestarme. Sin embargo sé que sí, que tú también me querías y confiabas en mí sin cuestionar, lo sé porque nunca te negaste a un paseo; aun cuando el cansancio de tus huesos pesaba más que la enfermedad caminaste junto a mí casi hasta el último aliento, siempre feliz.

Así son las reglas. Cumpliste tu corto tiempo en la Tierra y te vas llevándote mis ganas de acariciar, de abrazar, de dar los buenos días; mientras yo me quedo aquí, recordándote, pensando que nunca, jamás, volveré a reírme tanto como cuando estábamos juntas. A partir de ahora los paseos serán aburridos, las galletas insípidas y las gomitas de dulce… ni me gustan. Ya no me preocuparé por llegar a casa temprano para verte porque sé que al abrir la puerta no estarás.

Seguiré durmiendo aferrada a tu sudadera gris, oliendo eso poco que me dejaste, seguiré poniéndole correa al vacío y hablándole a mi cajita de cenizas con la esperanza de que algún día, tal vez, podamos volver a encontrarnos.

Loading
Avin
Escritora. Bruja de oficio, cocinera de palabras por accidente. Cambio de color todo el tiempo porque no me gusta el gris, un poco sí el negro, pero nada como un puñado de crayolas para ponerle matiz al papel. A veces escribo porque no sé cómo más decir las cosas, a veces pinto porque no sé como escribir lo que estoy pensando, pero siempre o casi siempre me visto de algún modo especial para despistar al enemigo. Me gusta hablar y aunque no me gusta mucho la gente, siempre encuentro algún modo de pasar bien el tiempo rodeada de toda clase de especies. El trabajo me apasiona, los lápices de madera No. 2 también; conocer lugares me fascina y comer rico me pone muy feliz. Vivo de las palabras, del Internet y de levantarme todas las mañanas para seguir una rutina que espero algún día pueda romper para irme a vivir a la playa, tomar bloody marys con sombrillita y ponerme al sol hasta que me arda la conciencia. Por el momento vivo enamorada y no conozco otro lugar mejor. El latte caliente, una caja de camellos, una coca cola fría por la tarde, si se puede coca cola todo el día, y un beso antes de dormir son mi receta favorita para sonreír cuando incluso el color más brillante se ve gris. La Avinchuela mágica.
Ilustradora. El color es una constante en mi trabajo. Algo tan cotidiano, para mí se transforma en un algo único, ilimitado, sin horizontes visibles, en algo infinito que puede introducirse en un formato simple como el papel. Desde mis emociones más íntimas hasta mis estados de ánimo están contenidos en los trazos, los únicos a los que no puedo mentir ni engañar. De ahí que cada pieza tenga un énfasis particular en cada trazo, en cada mancha, en cada rayón, en cada línea, aunque tengan la apariencia de un accidente. Cada accidente está premeditado. La experimentación con los materiales es otro recurso que uso para destacar detalles. No tengo un tema específico pero me gusta dibujar mujeres y gatos o un híbrido de ambos; la mayoría de las veces dibujo lo que imagino. Todas mis ilustraciones guardan una parte de mí: en ocasiones, secretos e historias no contadas, sueños e invenciones de personajes que no podrían existir en otro lugar más que en mis trazos y mente. Sin embargo, todas están siempre abiertas al público para dar pie a que cada espectador pueda crear su propia historia, sus propios personajes, para que inicien una nueva narrativa. A la edad de 24 años, soy egresada de la Escuela Nacional de Artes Plásticas –de la Licenciatura de Diseño y Comunicación Visual– y de la Academia de San Carlos con un Diplomado en Arte Contemporáneo. Actualmente me dedico a la ilustración y la docencia.

No pares, ¡sigue leyendo!

Prometo no acordarme de ti

Ansiedad

Una mirada cruza el extenso bosque de mesas. Esos tus ojos me han visto, quizá por accidente; accidente tuyo, mío o del destino,…

Volver arriba