Saltear al contenido principal

Desde el encierro

Cada día comienza igual, ni siquiera tiene sentido que exista un calendario con números y nombres inventados si cada uno empieza igual. Para las doce, la memoria se le ha ido de nuevo y llega ese caos que se desliza silenciosamente apoderándose lentamente de cada detalle, de cada cosa. Viene la enfermera con la charola: la taza de café, el jugo de naranja insípida, la gelatina de enfermo, el pan mal tostado con apenas una probadita de mermelada. En cuanto la cuchara choca contra la taza, esta rutina desaparece tras ese leve tintineo.

El tiempo se va descomponiendo en pequeños desconocimientos; todo se va desfigurando y el mundo se deforma un poco. Su mirada logra enfocar las cosas como objetos de un pasado ancestral del que sólo puede asumir que formó parte, pero no logra relacionarse con él.

Llega siempre la hora de la forzada siesta en el asilo y él la esquiva una tras otra, día tras día. Y se escapa sin una premeditación posible con tanta falta de retención en la cabeza. Huye de la presión de dormir, recorre las calles y termina siempre en el mismo nuevo parque. Para cuando llega, el cansancio le ha demolido los pasos y cae derrotado sobre el pasto. Se acercan siempre esos mismos perros que custodian su sueño, cada tarde, en el mismo suelo, con la misma caída, con el mismo olvido. Fijamente vigilan su estadía hasta que la ambulancia lo recoge para llevarle de vuelta a su encierro.

Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Enrique Cedillo
Ilustrador. Enrique Cedillo (Cd. de México, 1985). Pintor, ilustrador y arquitecto mexicano. Su obra ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas. Como ilustrador, su trabajo más reciente ...

Más shots para el sediento:

Los lípidos del amor

No importaban las nubes grises y la lluvia porque planeaba pasar el medio día en un motel barato con Carlota…

Mi oso

Después de haber sido un hombre, lo primero que quise fue olvidarme de mi padre. Necesitaba olvidarme de mi padre.…

Una larga serie de curiosidades

Se reunieron en la única tarde soleada de aquel invierno. Beatriz había pasado su día inmóvil, sentada en la banca…

Esta entrada tiene 0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba