Saltear al contenido principal

El Coronel de mi Hambre

Voy a escribir tu epitafio para firmar con mi nombre tu muerte. Eso fue lo último que me dijo.

Era un pajarraco insufrible. Mi trabajo era espantarlo, alejarlo de las mazorcas y sus preciadas perlas amarillentas. Pero sus ojos eran hipnóticos; con frecuencia se paraba frente a mí y con esos ojos me dejaba inmóvil. Ya sé que yo estaba clavado a la tierra, ya sé, pero me inmovilizaba hasta que las piernas se me descolgaban de pasmosidad. Yo terminaba por darle el maíz, por regar los granos en una circunferencia que hacía las veces de altar: la ceremonia de luchar contra su hambre, de resistirme y rendirme ante sus facciones de ave, ante su inhumanidad. Me dominaba, el maldito pájaro que ni siquiera era un cuervo (¡ah, la negra majestad del cuervo hubiera justificado mi debilidad, si hasta Poe se arrodillaba ante uno de esos!) era un pajarillo cualquiera, apenas una avecilla recién arrojada de casa. Si no fuera incorrecto, le diría “infans”, bebé pájaro vulnerable incluso en el vuelo. Pero graznaba, y él sabía perfectamente bien lo que graznaba.

Era un ladrón que hurtaba mi voluntad atada. Estoy seguro de que lo gozaba, de que me rondaba no sólo por el hambre que lo atacaba sino porque disfrutaba asaltarme y dejarme despojado, trepado en el palo donde ejerzo mi oficio de espantapájaros. Y llegó el día en que se paró en mi cabeza. Te voy a nombrar Coronel de mi Hambre, me dijo muy cerca, y con su pico sacó de la parte de atrás de mi cabeza la paja que necesitaba para hacer su nido.

Loading
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.

No pares, ¡sigue leyendo!

Vínculo

Confianza

Cuando le hablaron la mañana anterior para informarle que tenían a un donante de córnea, se encaminó de inmediato al hospital. Cuando entró…

Púas

Primero fue la imagen

—¿Y si cortamos el cordón con tu navaja? —No parece ser suficientemente fuerte. —¿Por qué echas a perder la fiesta desde el inicio?…

Volver arriba