Saltear al contenido principal

Le decían amor

Nunca supieron que eso a lo que llamaban amor no lo era. ¿Cómo podría serlo si estaban tan enojados y confundidos? Eran jóvenes y con demasiadas heridas sangrando todavía: rotos, quebrados ya para siempre.

Ella y él, una historia conocida de dos extraños que se hacen el amor y luego se destruyen.

Y es que desde que se vieron se hicieron daño, se penetraron tan ávidos y hambrientos que se volvieron jaulas y cadenas, de esas disfrazadas de éxtasis en donde el dolor se vuelve placer todo el tiempo para, inmediatamente después, pasar de luz al instante más oscuro.

Le llamaban amor, pasión, locura y le pusieron nombre a cada golpe y a cada insulto. Se decían perdidos el uno en el otro, pero no era así; vivían lacerados por las mismas cadenas, encerrados en la misma jaula sin hablar, sin ver, sin saberse. Pero se amaban, y tanto era su amor que se daban muerte el uno al otro. Se veían con fuego en los ojos, se reprochaban la propia infelicidad, la impotencia, el dolor, el miedo, la zozobra, la angustia de cada noche. No les importaba ya de dónde venían ni quién se las había hecho, habían encontrado quién iba a pagárselas.

 

Loading
Avatar
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustrador. Lo que nos da la propiedad de reyes o reinas es la vida misma y el hecho de que la vivamos personal e individualmente aun cuando sabemos que somos parte de un todo, aun cuando en los momentos más oscuros nos consuele saber que nuestras oscuras preguntas estén en la mente / espíritu / alma / esencia de otros. Esa virtud innata de vivir es fuertemente enriquecida con la virtud de dar vida, de ser nosotros mismos canales para la creación de nuevos mundos que se impongan a la cuestionante y finita realidad. Es allí donde creo confluir con este proyecto de creación colectiva, donde los ríos se cruzan aumentando su caudal para simplemente seguir irrigando (sí, también, por qué no, hasta llegar al mar).

No pares, ¡sigue leyendo!

Sueño lúcido en el bungee

Confianza

Fueron mi fijación por Vanilla Sky y las ganas de dejarte atrás lo que me inspiró. Era julio, hace unos años, cuando la…

Alquiler

Alquiler

La marca del músculo del brazo estirado y en tensión por toda la fuerza que requiere ponerse de pie. La cabeza pesada de…

Un narrador en su lecho de muerte

Ansiedad

Quienes tuvieron la fortuna de conocerlo, recuerdan cada una de las extrañas historias de su repertorio, aun cuando nunca las creyeron: la ocasión…

Volver arriba