Saltear al contenido principal

Como una estrella de diamante enfermo

Enfermo del ánimo, detenido en el lugar más árido del espíritu, miro cómo la oscuridad va ganando peso en el horizonte intranquilo. El tiempo está ahí, es un campo fértil; pero el desánimo nos hace permanecer aquí, inmóviles, observando impasibles cómo el tiempo se va llenando de polvo y nos sepulta como esas palabras brillantes que jamás se pronuncian.

La oscuridad avanza, la lejanía va descomponiéndose en sus últimos magníficos colores como una estrella de diamante enfermo.

 

Loading
Escritor. Ensayista y poeta, su escritura se centra en extraer situaciones estéticas del sistema nervioso central.
Ilustradora. Soy un pedazo de circunstancia mutante.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

La vasija de Olena

Primero fue el texto

Olena me trajo un regalo del otro lado del mundo y con él su sonrisa de café y de tabaco. Olena me trajo…

Volver arriba