Saltear al contenido principal

Limpieza

Sus avenidas eran rectas y perfectamente paralelas, a vuelo de pájaro parecía un dibujo de maqueta perfecta y milimétricamente trazado. Al este y hacia las afueras aparecía una kilométrica vía férrea que se perdía hacía el norte por detrás de la arboleda esmeraldina. Sí, era una gran urbe acunada entre montañas y bosque. Por las noches se encendían sus luces de neón de tal forma que, como toda gran ciudad, impedía ver las estrellas cuando se miraba hacia el cielo.

Aún estaba oscuro cuando Mariana esperaba el autobús para transportarse al trabajo. La parada estaba solitaria y, en las viviendas cercanas, parecía que nadie había despertado. La mujer temblaba más de miedo que de frío. Sus manos sudaban copiosamente atormentada con su presentimiento. Apenas y sintió nada.

Cuando ya había salido la luz del sol, el camión encargado de recoger cadáveres recogió el cuerpo de la mujer y con su gigantesca pala lo tiró en el procesador que lo convirtió en picadillo, enseguida limpió a chorro de manguera el charco de sangre, luego siguió su recorrido. Según le habían reportado al conductor, aquél sería un día de mucho trabajo.

Escritora. Oriunda de la Ciudad de México (1965), es una escritora dedicada desde muy joven a la Literatura. Ha sido jurado de algunos certámenes internacionales ...
Su semblanza - Sus shots -
Hugo Mendoza
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin
Su semblanza - Sus shots -
Escritora. Oriunda de la Ciudad de México (1965), es una escritora dedicada desde muy joven a la Literatura. Ha sido jurado de algunos certámenes internacionales ...
Su semblanza - Sus shots -
Hugo Mendoza
Ilustrador. De manera que el único remedio, en espera de que llegue el asalto final, es volver la mirada a lo extraordinario, lo único que todavía nos puede salvar. –Walter Benjamin
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Elevación

Elevación

Un instante en tu mano me bastó para reconocerte. Unos minutos en los que el frío se desvaneció y reconocí…

0
Las Ajenas

Las ajenas

Tú que te crees el más intelectual de tu círculo de amigos. Ese que no se fija en las banalidades…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba