Skip to content

Abajo del puente

Una vez alguien me dijo –en aquellos días donde la gente aún me decía cosas– que el frío se encargaba de unir a las personas.

Irrelevante en su momento.

Hoy prendí el único cigarro de la semana, mi pequeño lujo. A través del espacio entre la ida y la vuelta del Circuito Interior, miré el cielo obscuro y nublado de esta noche a 4° centígrados. Tosí como toso siempre que hace frío. Fumé hasta el último resquicio del tabaco y me levanté con la seguridad de alguien que tiene su casa a dos pasos del lugar donde contempla el cielo.

[…]

Pisadas de ciudad con sabor a piedras, vidrio, jeringas, tierra y basura. Luego, me fui a dormir esquivando sueños.

Las treinta hojas de periódico que me cubrían fueron la alarma. No me moví un milímetro, una cosa es aprender a vivir con miedo y otra muy distinta es dejar de sentirlo.

Apenas abrí los ojos, me vi rodeado por toses de cigarro y alientos de pegamento.

–¿Podemos quedarnos aquí carnal? Tenemos un chingo de frío.

Estamos solos, siempre lo estuvimos, pero el frío une a las personas. Me dijeron alguna vez.

Loading
Escritor. Hombre bueno, de mal genio. Escribo, leo, vendo, imagino y fumo cosas.
Ilustrador.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Elementos de la noche

Ansiedad

A mi tía Mirella que es la furia Evening of beatitude, even the book forgotten, because the soul dissolves lapped in quietude. —Samuel…

La sonrisa idiota de los mártires

Comodidad

Las chicas tenemos una horma que nos define, venimos con un rosado laberinto impreso de fábrica, estandarizado por los derroches del creador y…

Volver arriba