Saltear al contenido principal

Los regalos comienzan por uno mismo

En el jardín era diciembre; el frío traspasaba la tierra.
Quizás era la escarcha, la tristeza o la inmensidad del silencio.
El paso de las sombras.
Los nombres perdidos en la tierra.

De ninguna semilla se habían logrado abrir los tallos.

Decidió que ella misma compraría las flores, aunque no daría una fiesta como Clarissa Dalloway. Serían para ella y el jardín; las haría crecer sobre el terreno infértil.
No era la primera vez -aunque siempre esperaba que fuera la última- en la que lograra rebasar los límites de lo que creía imposible.

– Llenaré este jardín de flores, se repitió.

Era un buen día para comenzar.

Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Buscadora, viajera, siempre cambiante. Contadora de historias en este viaje ilustrado.
Su semblanza - Sus shots -
Escritora. Cafeinómana, observadora, insomne. De ser trapecista caminaría todo el tiempo por las orillas.
Su semblanza - Sus shots -
Ilustradora. Buscadora, viajera, siempre cambiante. Contadora de historias en este viaje ilustrado.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

2
Con Todo El Amor De Mi Hemisferio Derecho

Con todo el amor de mi hemisferio derecho

¿Me amarías tanto hasta que se te duerman las manos y sientas que no volverás a sentir nada más que…

0
El León Piensa Que Todos

El león piensa que todos

Su madre había muerto la noche anterior. Toda su infancia vino con ella a esta pastelería, por eso, Alea había…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba