Saltear al contenido principal

Lumínica

Buscó el vestido que le resaltaba la sonrisa. Se pulió los brazos hasta la refulgencia. Encontró en el espejo sus ojos teñidos en añil y grana las mejillas. La maleza de su cabello se ordenó, por una vez, en una corola soberana. Cuatro horas habían navegado después del baño, y su pecho no encontraba gobierno ni calma.

Apenas reposó el anillo al pie de la cama, sin vergüenza ni remordimiento, bajó la escalera tras el augurio de su llegada. En el piso junto a la puerta, un sobre con su nombre. «Ahora sé que en el dar estás tú, y yo, y eso que cruza el campo de mis manos a las tuyas. Toma para el resto de tus tesoros. Toma, mi ausencia.»

Leyó de nuevo. Quiso un momento transparente como diamante. Leyó de nuevo y se le ensombrecieron los ojos, se le amargaron los afectos. La noche hubiera parecido clara contra sus manos.

Loading
Escritor. Lugar común: perfil obsesivo compulsivo, pero es cierto y útil en producción editorial. Editor, traductor, corrector de estilo.
¡Hola! Soy Esther. Nací y crecí en el norte del país, donde la bonita tradición del shopping, el cable en inglés, la artesanía mexicana, el anime del 7 y la música de los Beatles marcaron mi adolescencia y mi trabajo. Enjoy.

No pares, ¡sigue leyendo!

A mi muerte, a la que me toca

Tempestad

A todos nos toca una sola muerte, una muerte para nosotros solitos, esta es la mía, le gusta cocinar para mí y platicar…

El ladrón de palabras

Comodidad

Esto comienza una tarde de verano —llueve— y en mis adentros no tengo la más mínima idea de cómo comenzar este texto. Doy…

Mutílame

Ansiedad

Enlodado como siempre en el pantano de mis angustias, hundido, inmundo y casi diluido en el olvido de tu memoria, el jueves decidí…

Volver arriba