Saltear al contenido principal

El coleccionista de moscas

Cuando era pequeño me gustaba dejar abierta la puerta de la sala para que entraran las moscas, era fascinante escuchar su zumbido y verlas volar de un lado a otro. A veces esperaba a que alguna se detuviera en la cortina para atraparla con la misma tela y escuchar ese agonizante aleteo que me producía una especie de placer culposo. Otras morían en el anonimato y las encontraba tiempo después mientras jugaba a los carritos. Así fue como empecé a coleccionarlas; las juntaba en un frasco de mermelada al que le había retirado la etiqueta para poder ver como se iba poniendo cada vez más negro. Las había de todos tamaños, inclusive tuve la fortuna de encontrarme con algunas (las menos) de color azul verdoso, a las que prefería dejar en un frasco más pequeño que guardaba con recelo debajo de mi cama.

No recuerdo muy bien cuantos frascos de mermelada habré juntado, pero como todo en esta vida cambia con los años, mi gusto por coleccionar moscas desapareció y empecé a coleccionar mujeres.

A ellas no las podía guardar en frascos así que decidí guardarlas en mi corazón hasta que empezó a ponerse negro. Quise vaciarlo y empezar de nuevo, pero las mujeres no son como las moscas, ellas se quedan prendadas aún después de muertas, siguen aleteando dentro de mi cabeza y producen un zumbido tan hiriente que no duermo bien por las noches.

Hoy por la mañana se me ha ocurrido ir a visitar a mis padres. Aprovecharé para darme una vuelta por la habitación que me hospedó durante mi infancia; estoy seguro que los frasquitos aún deben estar ahí, debajo de la cama. Me los llevaré todos para abrirlos por la noche esperando que al menos una mosca vuelva a volar.

Loading
Álvaro Buenaventura
Lleguemos a un acuerdo, tú me lees, yo te escribo. «Había noches en que todo el mundo estaba como esperando algo y yo me sentía como un nómada fracasado, de esos que van a todas partes sin llegar a ningún lado.» Escribo «adios» sin acento para que no suene a despedida.
Ilustrador con influencias visiblemente psicodélicas, (corriente que tiene sus orígenes en los años 60’s) y el género musical derivado de ésta, Nashi Bimek se define como un pintor con proyecto e identidad autodidacta. Considera que dichas corrientes impulsaron la necesidad de una búsqueda de identidad y la conciencia. Por ello, optó por redireccionar su atención sobre culturas prehispánicas y contemporáneas, como lo es la cultura Wixárica (huichol), con la cual retoma la forma tradicional de percibir el mundo, el entorno y su cosmogonía mediante rituales e ingestión de plantas de poder.

No pares, ¡sigue leyendo!

Un cubo. Esqueleto de mentes poderosas.

Aparato

Con la capacidad de moverse totalmente inactiva, con los ojos detenidos en la luz titilante y los dedos partidos en 16 botones, descansa…

A mis poemas

Amor y amistad

para Jéssica ¿Por qué no he escrito el poema que haga que las personas al leerlo se quiten la ropa? Todos los campos…

Volver arriba