Saltear al contenido principal

Pero no

Párpado prófugo, déjame dormir. Sólo me da vueltas en la cabeza. Una y otra vez. Lo mismo. Si hubiera pensado otra cosa. Si lo hubiera hecho distinto. Pero no podía decirlo. No supe cómo. No encontré las palabras. Y la voz está hecha de palabras. Era como si tuviera la garganta cortada. Y sólo lograra vidrios rotos. Ahora todo es contención. Impulso retenido. Vidrio restaurado que aún deja ver todas las grietas. Y por ahí se cuela el aire. Buscaba un gesto. Un beso. No había. Estiré la mano. Sólo aire frío, sin ráfagas, sin oxígeno, sin aire. Sólo pienso en eso. Cada neurona invadida. Suéltame. Y nada. Un cuerpo inerte. Lleno del mismo pensamiento. Pensamiento que me curte la carne. Y nada brota. Nada nuevo. Nada. Abro la mano y los ojos. Quiero soltarme. Pero los dedos se resisten. Es la costumbre. Siempre vuelve la costumbre. Y así son las cosas. No lo podía decir. No podría. Y de eso depende todo cada día. Pero no.

Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Su semblanza - Sus shots -
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
Las Ajenas

Las ajenas

Tú que te crees el más intelectual de tu círculo de amigos. Ese que no se fija en las banalidades…

0
Las Nubes

Las nubes

Recordé cuando me gustaba girar muchas veces mientras miraba al cielo. Cuando me dejaba caer en el jardín y la…

Esta entrada tiene 2 comentarios
  1. Uffff, este texto tuyo Ruth está padrísimo . “Y así son las cosas. No lo podía decir. No podría. Y de eso depende todo cada día. Pero no”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba