Skip to content

Nada más triste

Con el filo de la navaja sobre su muñeca, Ana cambió de opinión: no iba a matarse, iba a matarlo a él.

Sabía, siempre lo supo, que él no iba a quererla; nada haría que lo hiciera, ni el par de senos de silicón, ni la liposucción en brazos, glúteos, muslos y rodillas. Mucho menos el limado de mentón, el tatuado de cejas o la rinoplastia.

Afuera hacía frío y seguro él estaría con ella royéndole los huesos y tratando de asir, con boca y manos, esas diminutas tetas que a momentos la hacían parecer un efebo, una ninfa casi asexuada.

Ana, fuera de sí, empuñó la navaja y, con el rojo baby doll de encaje que se había puesto para morir, salió a matarlo.

La temperatura había bajado lo suficiente como para comenzar a escarchar los abetos, pero ella no tenía frío: lo sudaba, se sentía asfixiada como por humo de hoguera.

Mientras caminaba imaginó lo que sería morir quemada como las brujas y lo único que pudo visualizar, en un sólo instante en el que cerró los ojos, fueron sus prótesis derritiéndose por el fuego, un espectáculo decadente. Un segundo después yacía boca abajo pegada al hielo.

Loading
Escritora. «Larga y ardua es la enseñanza por medio de la teoría, corta y eficaz por medio del ejemplo.» –Anónimo
Ilustrador. Soñó que se caía, pero se agarró de un lápiz.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

La tisana de Luisa

Tempestad

Dejó de llorar cuando le quedaban doce lágrimas para secarse por completo. Días después de ver como moría cada uno de sus recuerdos,…

En conocer a dios

Aparato

Carísima y castísima D.a Carlota Agradezco Vuestra palabra encomiosa y la su gentileza con que de mí fala a su esposo. Por sus…

Chamán

Ciudad

Un chamán fuma una especie de pipa. Volutas pronunciadas y grises salen de ésta. El individuo levita sobre la ciudad. Por la espalda…

Volver arriba