Saltear al contenido principal

Acorde a las heridas

Deja que coagule la idea, ya casi lo tengo, una nota más y acabamos la melodía.

¿Sonaría mejor en fa, en do? A ver, es que quiero que suene como esta canción. Escúchala, te presto mis oídos, esa nota sostenida… Tuaaaaaararaaaaá… Mira, te enseño aquí en mi brazo, ¿lo ves?, imagina que son las cuerdas; en esta cuerda, esa nota es la que quiero sacar. ¿Sabes cuál es? Aquí la que rasco debajo del lunar, sí, pero no hagas caso de las marcas, es que de niño imaginaba que miles de gusanos brotaban del antebrazo y me daban tantas ansias que quería arrancarlos y tirarlos al piso, hasta que un día me di cuenta de que eran parte de mi cuerpo y eso porque una vez apachurré a un gusano de verdad, de esos que viven entre las macetas, entonces vi que no se les salía ese líquido rojo que me tardaba tanto en detener. ¿No te había contado, verdad? Sí, ya sé, pero es que esas cosas me pasan, como cuando escucho la batería y siento que algo vibra en mi interior y me dan unas ganas de meter un alambre por el ombligo y atrapar eso que brinca de arriba abajo, de arriba abajo, justo encimita del estómago pero abajito del corazón. ¿Será que algo me falta? Porque si estuviera completo no tendría por qué escuchar tanto silencio al bajar mis párpados.

 

Loading
Érika Anallely
Escritora. Escribe para no olvidar(se). Escribe recordando que las letras divagan entre libros e imágenes, por eso se apresura a aprehenderlas. Escribe porque le atraen los instantes. Escribe porque le desespera esperar. Escribe aunque su letra sea todo menos bonita.
Ilustrador. Cursa actualmente el Posgrado de Maestría en Diseño Gráfico y Comunicación Visual en la Universidad Nacional Autónoma de México en la Escuela Nacional de Artes Plásticas - Academia San Carlos. Ha sido becario de Maestría por la Universidad Nacional Autónoma de México.

No pares, ¡sigue leyendo!

Mollusca

Ansiedad

Estéril de pensamientos me encuentro aquí sumergida en el vacío de una arquitectura diseñada para almas muertas. Respiro entre mis coágulos de sombra…

Pero ya era tarde

Tempestad

A los dos años de edad, cuatro momentos quedaron para siempre en su cerebro como gifs perpetuos y palpitantes que habría de recordar…

Volver arriba