Saltear al contenido principal

Marcapasos

¿Por qué estamos aquí? ¿Cómo llegamos? ¿De dónde venimos que sólo llegamos arrastrándonos?

Exceso de alcohol, escasez de sueño. El descanso era imposible, prohibido.

Bombardear el problema para recuperar la salud, hacer del cuerpo un campo de batalla en una absurda cruzada de compensación por los otros campos. Por los devastados. Llevamos el exterior al interior cuando el exterior, en actos, no nos importa.

Resguardar el orden, que la bomba funcione bien. Porque hay una sola bomba que no queremos que estalle. No, esa no. Las demás que lo hagan y al carajo lo que estallen. Racimos de abundancia funesta.

Todo es química, todo son reacciones. Lo demás, lo original, la intención primera que pudiera guardar algún indicio de nobleza nos dejó muy atrás hace mucho tiempo. Hace mucho tiempo.

Yo los veo frente a mí, amontonados en un callejón estrecho, llorando cadáveres. Sus lágrimas son muertos que descienden de sus ojos para ascender evaporadas al cielo. Los veo amontonados y sólo puedo pensar que se amotinan. Quizá no hoy, pero tal vez mañana se hagan la ocasión de un motín.

Y los tendré que esperar con el pulso fingiéndose sereno. El paso firme en la calle terregosa, las manos apretando el arma con un dedo flotando sobre el gatillo.

Despierto cubierto de un sudor frío y agudo. El pulso es una temblorina parkinsoniana, cada latido lleva el ritmo de un redoble de tambor. Cada noche es lo mismo. Despierto con la mano en el pecho tocando la cicatriz que me atraviesa la mitad del torso. Es un desierto asistido mecánicamente ¿para qué? El descanso está prohibido. Cada noche es lo mismo.

Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Cocohete
Ilustrador. Soy Mauro Ruvalcaba, diseñador mexicano, amante del papel y las telas. Me gusta tejer cuando voy caminando, jugar a la cartomancia y andar en bici.
Su semblanza - Sus shots -
Ruth Brenes
Escritora. Mar de nervios en esta carne contrahecha. Sentir, sentir, sentir. Y de ahí pensar. Y así decir. Y en todo eso vivir. Vivo colgada de la parte baja de la J en la palabra ojalá.
Su semblanza - Sus shots -
Cocohete
Ilustrador. Soy Mauro Ruvalcaba, diseñador mexicano, amante del papel y las telas. Me gusta tejer cuando voy caminando, jugar a la cartomancia y andar en bici.
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
DOC. 20171116

DOC. 20171116

Noviembre 16 de 2016 Señor Inspector José Ignacio Rojas. Al principio, contestaba la llamada, y no escuchaba nada. Sólo silencio.…

0
Dinero Mata Cajita

Dinero mata cajita

Una mañana me cansé de ser pobre y decidí correr a casa para romper el marranito que con cariño me…

0
4 A.m.

4 a.m.

No lloraba, no gritaba, no pedía nada. Su garganta estaba seca de pensar soluciones inexistentes, sus manos dormidas de apretar…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba