Saltear al contenido principal

Teléfono Público [Por todos lados]

“La única obligación que tengo derecho de asumir es la de siempre hacer lo que considero correcto”.
Henry David Thoreau

[…]

Y la cosa se va a poner cabrona. Nos van a estar viendo por todos lados. Nos quieren asustados. Y pus ni modo, a ver quién se cansa primero: nosotros de chingarlos o ellos de darnos en la madre.

[Interlocutor del otro lado del teléfono]

Pues sí güey, pero estoy seguro de que van a empezar a haber problemas por aquí, por allá, por todos lados, pero siempre por culpa de nosotros. Seguro estos cabrones nos van a poner a pelear entre nosotros, que para eso se pintan solos.

[Interlocutor del otro lado del teléfono]

Es en serio, estos no se andan con mamadas. Van a estar nomás cagando el palo para ver si nos agarran en una movida que no les cuadre. Se viene una época bien obscura por el lado que la quieras ver.

[Interlocutor del otro lado del teléfono]

Sí, pues sí… Lo más cabrón es que es la misma historia de nuestros abuelos, de nuestros papás, es la misma puta historia y a nadie parece importarle. Es increíble. Y en todos lados es lo mismo, no creas que sólo en la ciudad.

[Interlocutor del otro lado del teléfono]

Va pues, ya quedamos, nos vemos el domingo tempra en el Ángel. No te vayas a quedar jetón.

‹sgvn›
Escritor. Hombre bueno, de mal genio. Escribo, leo, vendo, imagino y fumo cosas.
Su semblanza - Sus shots -
Abraham Ponce
Ilustrador. Puede parecer una historia cliché pero desde niño disfrutaba seleccionar cuidadosamente los crayones con los que rellenaría los libros para colorear y procuraba no salirme de la línea ...
Su semblanza - Sus shots -
‹sgvn›
Escritor. Hombre bueno, de mal genio. Escribo, leo, vendo, imagino y fumo cosas.
Su semblanza - Sus shots -
Abraham Ponce
Ilustrador. Puede parecer una historia cliché pero desde niño disfrutaba seleccionar cuidadosamente los crayones con los que rellenaría los libros para colorear y procuraba no salirme de la línea ...
Su semblanza - Sus shots -

Más shots para el sediento:

0
María Del Socorro

María del Socorro

En las lenguas amarradas de una ciudad gigante cohabita la simple luz de una mujer desesperada. Los tintes grises de…

Esta entrada tiene un comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Volver arriba