Saltear al contenido principal

Absolutos

El grito agónico de las chicharras no hacía más que incrementar a cada paso. El sol entre los árboles permitía ver millones de insectos revoloteando en una maraña desconcertante mientras una leve brisa disipaba la neblina completando el furor del bosque en el que nos internábamos desde la madrugada. Había dejado de llover, pero ella aún sostenía orgullosa el paraguas que sacó de su casa, aferrada a él con todas sus fuerzas, sabiendo que probablemente era la última vez que tendría contacto con su casa y que, probablemente, era la última vez que tendría un paraguas en sus manos.

Cuando jugábamos los tres después del colegio y se empezaba a hacer tarde, ella siempre sugería el asunto. Finalmente él lo convirtió en plan tangible y yo, si bien no era indispensable, estaba un poco enamorado de la chica, un poco escéptico con la idea del homicidio y bastante fascinado con la idea de huir como un forajido a través del bosque con sólo nueve años.

Cada paso, cada matorral, cada insecto extraño, cada sorbo de agua, cada mirada silenciosa y aún cómplice, cada hongo, cada roca, cada árbol que dejábamos atrás nos alejaba más de la oportunidad de ser humanos normales, de crecer en civilización. Estábamos por fin solos, libres, manchados y absolutos.

Loading
DelReal
Escritor/Ilustrador. Diseñador gráfico alma vendida, hedonista de bolsillo vacío, activista de la pereza y los vicios solitarios, nacido en tierra de nadie Santiago de Cali, prosperó en la vida alegre y fue criado en modo experimental, casi como un hámster de ritmos tropicales, con la ternura y los dientes necesarios para dar un par de puñaladas de cariño y el justo pelito afelpado de la embriaguez. Cree que el juicio es una trampa, la cerveza es una dicha y el humor confunde al tiempo; cree que el dinero es para los amigos, los genitales para el viento tibio y un vaso de licor con hielos para mantener el equilibrio en cualquier ocasión que valga la pena. Dibuja desde siempre, con disciplina de borracho -tinta y mugre- y nunca termina nada, no sabe de finales ni de principios ni de la ciencia exacta del éxito. Pero sabe caminar por ahí, encontrando compinches que han iluminado las vueltas de su vida, y le escuchan sus teorías de viejo impertinente, iconoclasta y prostático, a cambio del poco tiempo que nos queda. Amén.
1. Persona de pequeño tamaño oriunda de México que hace ilustraciones. A veces lo hace profesionalmente. 2. Que se alimenta de gumiballas. 3. Que hace milagros.

No pares, ¡sigue leyendo!

Volver arriba