Saltear al contenido principal

El inicio

La primera vez que te vi estabas en el andén de enfrente. Me llamó la atención que a esas horas de la mañana ya estuvieras empapada; seguramente por las prisas habías olvidado el paraguas y la lluvia te había tomado por sorpresa. Tu cabello rojo estaba enmarañado y el maquillaje de tus ojos se había corrido, era como si hubieras llorado toda la noche y no te diera vergüenza ocultarlo. Esa mañana una avería en el coche me había obligado a tomar el metro y, aunque estaba retrasado, dejé pasar cuatro trenes sólo para seguirte mirando.

A partir de ese día cambié mi ruta, dejé el coche en casa y tomé el mismo tren que abordabas todas las mañanas aunque me llevara en dirección contraria. No me importaba regresarme 5 estaciones, estar cerca de ti lo valía. En un principio sólo me paraba a tu lado imaginando tu sonrisa, oliendo tu cabello, buscando tu mirada, pensando cómo sería tu vida sin tener el valor de abordarte. No quería que pensaras que era una especie de acosador o de perturbado, sólo quería conocerte pero no encontraba la manera.

Aquel día te busqué sin encontrarte, así que tomé el tren que me llevaba a mi destino. Sumido en mis pensamientos me quité el guante para poderme agarrar bien al tubo y entonces la sentí: una caricia suave, casi imperceptible recorriendo mis dedos. Al voltear el rostro te descubrí a mi lado sonriéndome. ¿Quién diría que esa caricia sería el inicio de todo?

Loading
Sr. Tomapastillas
Escritor. Es padre de una pulga atómica y huérfano de un niño que era demasiado bueno para estar en este mundo. Ateo por convicción y no por moda a pesar de la insistencia de el Diablo por acercarse a Dios, consumidor compulsivo de música y lector voraz por temporadas. Actor truncado convertido en pseudo-cinéfilo que evita las películas sin contenido, disfruta de las comedias ácidas y rehúye el cine gore. También disfruta de aquellas comedias románticas en las que todos son felices por siempre jamás (iluso). Tiene noches de insomnio involuntario, sobre todo cuando el peso de la vida le parece excesivo para llevarlo sobre sus hombros. Paciente rebelde que tiene miedo de tomarse las pastillas (cree que pueden volverle una persona cuerda). Rockstar frustrado, y escritor que vierte lo que piensa y siente en cualquier papel que se le ponga enfrente. Si les interesa conocerlo, amarlo, odiarlo, despreciarlo, etiquetarlo, felicitarlo o consumirlo, sólo tienen que leerlo.
Ilustradora. Erika Posada, aka e.M.a. Publicista, diseñadora gráfica, ilustradora, freelance, libra, adoradora del sol, amante empedernida de los felinos y adicta al sonido que genera el aplastar hojitas y vainas secas en la calle.

No pares, ¡sigue leyendo!

El péndulo

Incertidumbre

Después de la náusea vinieron los mini vómitos acompañados de una perpetua agonía en el estómago. La diarrea se había vuelto una constante,…

Así cantaré alabanzas a tu nombre

Incertidumbre

Virginia escucha el maullido de un trueno disuelto a la distancia. Media hora, no más que eso; después tendrá que correr. Apura las…

Pequeños detalles

Primero fue el texto

Los tiempos modernos han cambiado la perspectiva de un milagro. Ahora cualquiera con un poco de calma podría ser canonizado, basta con darse…

Volver arriba