Skip to content

Al fondo

Cada vuelta, cada giro entre los sabores de sal y roca, como la remota morada en la que habitaste. Y el mar se condensaba con ese sol tan falto de fuerzas para asirte, para tomar tu mano y alejarte de ese fondo tan lleno de corales, tan piedra, tan espuma, tan fondo.

Parado en el borde de mi impotencia, siendo el espectador inútil de una puesta de sol, miraba las volteretas y te miraba desvanecerte, tragada por una furia de agua y viento; y creo que lo último que alcancé a ver fue tu sonrisa, como la despedida, serena y hueca, de quien sabe que ha perdido la batalla contra el oleaje.

Tres días después los pescadores me entregaron tu cuerpo, te encontraron flotando cerca de aquella playa en la que hayamos la concha de nautilus.

Yo sabía que tú ansiabas estar en ese mar, por eso a los pocos días aventé tus cenizas por el mismo acantilado en el que cayó tu cuerpo.

Acá en casa el silencio se hace más fuerte, el recuerdo de mirar tus ojos angustiados y tus manoteos estériles me vuelve cada noche como una pesadilla que me pudre la vida.

Cuando la cosa es insoportable, cuando la tristeza me jode el ánimo, pongo la caracola aquella en mi oído para escuchar el sonido del mar y, en el fondo, muy en el fondo, escuchar tu voz ahogada.

Loading
Escritor. Estudió Letras Hispánicas en la Facultad de Filosofía y Letras, UNAM. Obtuvo el premio José Emilio Pacheco, en el área de poesía, así como la beca Edmundo Valadés para publicaciones independientes, en 2004, 2005 y 2009. Actualmente es editor de la gaceta de literatura y gráfica Literal, y de sus distintas colecciones.
Ilustradora. Mujer a la que le cuesta trabajo describirse en pocas palabras, pero que en un intento de ello podría decir que es mitad mariposa, mitad escorpión. Buscadora incansable del placer de vivir, cazadora de sombras, recolectora de cristales, espía de ventanas, coleccionista de reflejos, soñadora, viajera, filósofa y psicoloca frustrada, apasionada, sensible ante cualquier estímulo, observadora compulsiva, amante del amor, de la humanidad, de las bellas artes, del erotismo, del conocimiento, de la naturaleza, de cualquier cosa que despierte su asombro y creatividad. Cree en la humanidad y en el arte como productor de conciencia social. Canta, dibuja, escribe y toma fotos para sentirse más viva.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

Matemáticas simples

Alquiler

Hierve el chocolate en una olla para dos y en la casa arde la madrugada. Me sostengo el corazón en la mano para…

La sonrisa idiota de los mártires

Comodidad

Las chicas tenemos una horma que nos define, venimos con un rosado laberinto impreso de fábrica, estandarizado por los derroches del creador y…

Volver arriba