Skip to content

El niño de la mochila naranja

Creció en una hermosa y atenta familia de clase media. Nunca le faltó nada y sus padres se esforzaron para que disfrutara cada momento de su infancia, para que probara y abandonara tantas disciplinas y aventuras como quisiera, para que leyera y conociera el fundamento de las religiones y las diferencias históricas y humanas detrás de cada piel.

En la escuela no le fue mal, sus profesores fueron siempre respetuosos y dedicados. Le enseñaron a filosofar en lugar de darle pura cátedra. Le guiaron de la mano a través del ejercicio competitivo, del trabajo en equipo, de los valores humanos y sociales.

Sus amigos siempre fueron sus amigos, le permitieron conocer de primera mano la amistad, el amor, el dolor y la frustración. Con ellos disfrutó desde la alberca del vecino hasta los picos nevados de la sierra. Los apoyó cuando pasaron dificultades y ellos le ayudaron cuando él tuvo las suyas.

Inteligente, atento, humilde, capaz, deportista o echado pa’lante fueron las descripciones que más le atribuían.

Los desconocidos lo miraban con una sonrisa y confiaban en él prácticamente al instante. Cuando su madre lo llevó a una bruja para que le leyera las cartas, la lectura no pudo ser diferente. El mundo, el sol, el as de copas. El éxito, un porvenir prometedor y riqueza.

Todos pensaron que su futuro sería brillante.

Loading
Tras ganar su primer premio en efectivo, cambiarlo por brandy y cerveza y beberlos con sus rivales, descubrió su pasión por las letras y que la sopa en realidad sí es un buen alimento ...
Ilustrador. Enrique Cedillo (Cd. de México, 1985). Pintor, ilustrador y arquitecto mexicano. Su obra ha participado en varias exposiciones individuales y colectivas. Como ilustrador, su trabajo más reciente es “Libro (Bucólico/Citadino/Idílico/Infernal)” de la poeta ENE. Ha participado en diversos proyectos como director de arte, y en 2013 dirigió su primer cortometraje junto a Alfonso Ortiz: “Misantropía”, protagonizado por Mario Iván Martínez. Conduce el programa de arte y cultura Violenta Nocturna en radio por Internet.
Anterior
Siguiente

No pares, ¡sigue leyendo!

El regalo

Primero fue la imagen

Paulette, si un día tuviera que regalarle algo, ¿qué podría darle un hombre como yo a una mujer como ella que lo tiene…

Aldama 405

Alquiler

Quizá al buscar a tientas tu cuerpo fue como encontré un lápiz entre las sábanas; se te ocurrió que era buen momento para…

Religiosa

Carnada

Suceden de noche: el hambre y —sobre todo— los apetitos. Un aroma acre se agolpa en la nariz con reclamos de atención silvestre,…

Volver arriba